Los sueños con el cabello, sus múltiples formas, su ausencia y su cuidado, representan a las ideas, dado que salen de la cabeza y tienen presentaciones diversas que atañen al rostro y a la mirada. Sobre todo, es en las damas donde la estética se ha diferenciado de la naturalidad biológica con los artificios de la cosmética actual, disfrazando en cierto modo su imagen y colores en el tiempo.

Las canas, el cabello blanco, representan a la sabiduría y la experiencia, y si bien hay varones que las tiñen con productos químicos, la mayoría lo asume, dejando a las damas su simulación por distintas razones de belleza y pudor.

Soñar con cabellos ordenados o sueltos, cortos o largos

El cabello corto comienza a ser usado en el desarrollo de los ejércitos modernos, por razones de higiene y uniformidad, aunque en la antigüedad los guerreros solían cortarlos para evitar ser asidos por los mismos en la lucha. Los cabellos desordenados indican en los sueños descuido y tendencia a la alienación, lo contrario señala orden o rigidez en los pensamientos.

El cabello al viento, la típica imagen del romanticismo de épocas pasadas o contemporáneas (como en los ´70), señala influencias del medio o de las opiniones ajenas, con una actitud contestataria o rebelde, cediendo a los impulsos o enfrentando prejuicios sociales.

A los calvos por naturaleza no se les puede achacar “ideas cortas” o algo semejante, por carecer de cabello, es posible que en los sueños se vean a sí mismos como eran en otras épocas, pelilargos o normales, lo cual significa que aquellas ideas que representan son actuales o que permanecen pendientes. Los calvos por opción, por causas de la moda, puede decirse que ocultan algunos aspectos de sí mismos o que se atienen a conductas parciales o elitistas (la calva a propósito emula lo autoritario, lo rígido, lo disciplinado, la enfermedad o la debilidad y la vejez). Por asociación, lo erótico (el falo) o la desnudez.

Qué sería de las damas sin cabello

Excluyendo el tópico de enfermedades, la moda del pelo corto en las damas representa en los sueños el deseo de independencia (no se tiene de dónde asirse) y una cierta cuota real o imaginaria de autosuficiencia. El teñido es el cambio superficial que conlleva conductas de convencimiento sobre alguna situación de la edad, cambio de estado civil o mejoras del yo social.

El vello, sin embargo, es mal visto en las damas y los recursos de eliminarlos son varios y publicitados como una necesidad estética. Aunque algunos varones las prefieren “velludas”, es la mirada masculina la que determina dicha tarea. Para ello, las damas recurren a ceras o afeites con cierta cuota de sacrificio para eliminarlos de la ingle, axilas y piernas.

Los postizos y apliques son usados con frecuencia en el ámbito artístico o por necesidad en menor proporción. En los sueños, verse despojado del cabello señala conflictos con los pensamientos actuales sobre algo o quedar al descubierto en las intenciones. Usar pelucas, indica ocultamiento de los sentimientos y emociones.

Soñar con el flequillo y la mirada

El flequillo o corte del cabello delantero sobre el hueso frontal, destaca los ojos y la expresión en general. Dicho marcamiento propende a la apariencia infantil y a un aspecto de “inocencia”. Por el contrario, los peinados sofisticados, con o sin anexos al tono, aparentan roles sociales “superiores”. Es clásica la sesión de peluquería de damas, sometidas a trabajos que llevan algún tiempo de preparación, tema incomprendido por los varones.

El cabello largo puede llegar a ocultar el rostro, por movimientos de la cabeza o por el viento. Dicho ocultamiento señala una actitud onírica del disimulo de intenciones, buenas o negativas.

Soñar con la nuca, la no-cara

Si bien el cabello largo en las damas señala una conexión con lo juvenil y la frescura, el ocultamiento de la nuca (la no-cara) representa la indiferenciación de gestos y la negación, corresponde a la espalda y a la ausencia de parámetros, papel otorgado al rostro con los efectos de la mirada y gestos. De esta manera se comprenden los sueños donde aparecen personas dadas vuelta o alejándose.

La adopción del cabello largo por parte de los varones simula este efecto y lo acentúa. En la actualidad no existe una única moda, ya que coexisten estilos varios y los gustos son tratados libremente. Pero el efecto logrado por los ídolos de la televisión y el cine, producen imitaciones y son parte del gusto popular.

El cabello muy largo en las mujeres, cubre no solo la nuca sino la espalda y más allá, a veces. Esto significa una “invasión” exagerada del papel del pelo con influencia en el rostro y pasa a ser una indicación de tipo erótico, ya que el cabello y el sexo tienen componentes que comparten, porque emulan a la desnudez por contraste, siendo ese cabello largo lo único que se dispone para cubrirse, dado el caso.

Esto explica desde el inconsciente el gusto masculino por el pelo largo en las damas, sean padres o pretendientes. La abundancia de pelo indica símbolos de la fertilidad y lo juvenil, la caída sobre los hombros insinúa los comienzos de los pechos y tiene que ver también, con lo erótico y la desnudez.

Soñar con tipos de peinados

La cabellera divida en dos aprovecha la esfericidad de la cabeza y se distribuye en forma pareja, respetando la simetría natural de los órganos. Señala, entonces, la adaptación y la aceptación de un orden. El cabello echado para atrás o atado, indica que los esquemas externos son aceptados y se sufre las consecuencias. El flequillo, el disimulo de lo pensado. Los bucles, lo complejo y complicado.

Los peinados elaborados por un peluquero, señalan la aceptación de gustos ajenos en los sueños y si son altos, que existe una cuota de idealización o exageración de motivos simples. El cabello corto, practicidad y conservadurismo. Los peinados modernos como el punk, animé o imitaciones de personajes, representan desorden y facilidad de dejarse arrastrar por opiniones ajenas.