Políticos y empresarios buscan calmar la situación en su beneficio para acabar con las protestas en todo el Estado y para aumentar las ventas en los comercios de la zona, respectivamente. Mientras, el pueblo les grita que lo escuchen de manera pacífica en las principales ciudades de España.

Al menos por el momento, la acampada de la Puerta del Sol sigue su curso, aunque el Ministerio del Interior, la Delegación del Gobierno y la Policía Nacional ya se han reunido y han trazado un plan director para acabar con la acampada y las quejas de los empresarios.

600 agentes antidisturbios van a participar en el levantamiento del campamento, según ha informado el gratuito 20 minutos. Eso sí, aún no hay fecha definitiva. El objetivo es llegar a un acuerdo para disolver la acampada de forma voluntaria.

Un portavoz de la plataforma ha asegurado que ir a comprar a Sol es totalmente seguro

Las numerosas quejas de los empresarios se han hecho oír a lo largo de esta semana ante el Gobierno. Las ventas han descendido entre un 50 y un 80%, según consta en los datos ofrecidos por la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM).

Por el contrario, el movimiento 15-M ha asegurado que los comerciantes de la zona no se han preocupado por los problemas que afectan a Madrid y que “faltan a la verdad” al hablar de las pérdidas económicas que se le atribuyen a los acampados. Así lo ha afirmado el diario La Vanguardia el pasado 3 de junio de 2011 en el artículo "Las feministas de Sol denuncian "agresiones sexuales"."

La comisión más afectada es la feminista, que ha decidido dejar de dormir en Sol

En otro orden de cosas, la comisión feminista ha anunciado que deja su pernoctación en el kilómetro 0 debido a los tocamientos y vejaciones que han sufrido en los últimos días. A pesar del abandono de la plaza, su intención es continuar ligada al movimiento. Las comisiones que también abogan por dejar la acampada son la de sanidad y migraciones, según han manifestado en la última asamblea, frente a las comisiones de política y alimentación. Migración ha apostado por levantar el campamento el próximo domingo y ha propuesto hacer reuniones periódicas en la plaza y que el movimiento se extienda a barrios y pueblos.

Un cambio de rumbo para mejorar la calidad de vida

Tras unas elecciones con victoria aplastante de los populares frente a los socialistas y algún que otro resultado positivo para los partidos con menos representación como IU y UPyD, la plataforma sigue su curso con 20 días a la intemperie y luchando para que el pueblo sea escuchado ante una crisis cada vez peor.

El 15-M, uno de los últimos movimientos sociales que más repercusión ha tenido, no ha nacido de la noche a la mañana, sino que se ha forjado con el tiempo y la crisis económica que sufre España y el mundo. Concretamente, nace a comienzos de este año y en abril es cuando decenas de personas se reúnen en el Patio de Maravillas de Madrid para decidir una protesta que tendría lugar el 15 de mayo en plena campaña electoral.

A partir de este momento, muchas partes de España toman las plazas de ciudades como Barcelona, Santiago de Compostela, Salamanca, Valencia, etc. Un movimiento pacífico que duró dos semanas y que se rompe en Lleida el pasado 28 de mayo. Los Mossos d´ esquadra desalojan de forma violenta a los manifestados con la excusa de limpiar el espacio público. Dos detenidos y decenas de heridos es el saldo que deja esta actuación policial. El único culpable, según los ciudadanos: el alcalde de la ciudad.

A pesar de todo lo sucedido, la plataforma sigue adelante, aunque algunos ya han optado por retirarse, mientras que otros siguen luchando por la causa. Democracia Real ya se proclama como una formación apartidista y pacífica que lo único que persigue es un cambio de dirección en el país. La sociedad precisa reducir la tasa del paro y crear más empleo, fin a la corrupción y a la mala gestión del gobierno.