En México, a pesar del importante paso hacia la industrialización que comenzó hace más de 20 años, el sector primario aún es de vital importancia para el Estado; no obstante, los esfuerzos han sido nulos o insuficientes para estimular el desarrollo de éste. Tal es el caso del sector pesquero.

La ubicación de México en el mapa mundial lo hace un país propicio para la actividad pesquera, ya que posee 11.592,77 kilómetros de costas, de los cuales 8.475,06 corresponden al litoral del Pacífico y 3.117,71 al del golfo de México y mar Caribe, incluyendo islas; su plataforma continental es de aproximadamente 394.603 km², siendo mayor en el golfo de México; además cuenta con 12.500 km² de lagunas costeras y esteros y dispone de 6.500 km² de aguas interiores, como lagos, lagunas, represas y ríos.

Con el territorio no es suficiente

A pesar de contar con las condiciones territoriales, la industria pesquera es considerada como una de las actividades más complejas del sector primario debido a factores que van desde las condiciones ambientales, hasta las económicas, políticas y sociales.

Gracias al crecimiento poblacional en el país, lo cual trae como consecuencia la escasez de alimentos, este sector enfrenta la insuficiencia de productos que, aunado a su mal manejo, desembocan en un rezago del sector.

Es innegable que en algún momento, la industria pesquera tuvo una evolución. Por ejemplo en la década de los cincuenta, el 70 por ciento de la actividad pesquera era para exportación, lo cual también limitó las especies a exportar (atún y camarón), y ya en los ochenta las capturas nacionales eran de 1,2 millones de toneladas.

No obstante, los resultados no afianzaron a la actividad, en gran parte porque actualmente la mitad de las capturas proviene de pesquerías artesanales, es decir, que lo hacen de la manera tradicional, con redes y aditamentos rudimentarios que provocan un bajo desarrollo para quienes la practican y, por ende, para la actividad económica en general.

Aseveración de muchos

Aunado a lo anterior, según el Centro de Estudios para el Desarrollo Rural Sustentable y la Soberanía Alimentaria, las capturas industriales se encuentran muy concentradas alrededor del Golfo de California, mientras que la mayor parte de los pescadores artesanales se encuentra en otras zonas del país.

Sin embargo, dichas aseveraciones son prácticamente una suposición debido a que no existen documentos o estadísticas reales de cada una de las pesquerías en México, por lo que los análisis emplean datos sobre pesquerías particulares.

Estado de abandono

Incluso el senador mexicano Mario López Valdés del Partido Revolucionario Institucional, declaró en el 2007 que la situación en que han caído las comunidades pesqueras es lamentable, debido al grado de abandono y marginación imperdonable en que viven; además de tener la cobertura más baja de servicios y la falta de infraestructura.

El tema de la pesca como actividad económica no se está tomado lo suficientemente en cuenta en México como para brindar un progreso verdadero en apoyo económico mediante infraestructura, programas gubernamentales y apoyo real a quienes se dedican a esta actividad, lo que explica el escaso desarrollo de este sector.