Los nuevos modelos de enseñanza se basan en matrices holistas e integrales. Las holistas no tienen una sólo fuente, son una combinación de nuevas percepciones y valores pero siempre contextuadas en la evolución de la conciencia humana. La perspectiva integral le suma la premisa de buscar hacer un todo completo, haciendo hincapié en la intuición y la síntesis. Impulsa a reunir las cuatro caras de la verdad en la realidad manifiesta que son la conciencia introspectiva, las creencias culturales, el comportamiento observable y la sociedad en que vivimos.

Aprendizaje y educación

La educación ha sido siempre una cuestión de interés profundamente humano y eminentemente social. El hombre es un ser que aprende desde que nace hasta que muere, inclusive cabe decir que antes de nacer, en el vientre materno ya se está aprendiendo. En principio aprender es un proceso que implica la modificación de la conducta por medio de la experiencia, si un individuo responde a un estímulo puede decirse que tiene lugar el aprendizaje.

Se educa cuando se transmite un hábito, comportamiento, destreza, habilidad o conocimiento que son necesarios para sustentar el sistema social vigente, que se transmite de una generación a la siguiente. Es también un legado de experiencia que facilita la resolución de los problemas que se presentan a diario. La educación toma forma de mandato que puede ser implícito o explícito, puede aprenderse en forma directa o puede registrarse la experiencia para que otros se beneficien del conocimiento aún sin haber tenido la experiencia directa.

Educación y aprendizaje son términos complementarios

Howard Gardner el famoso especialista en reforma educativa, manifiesta en La educación de la mente y el conocimiento de las disciplinas (Editorial Paidós, Buenos Aires, Argentina, 2004), que “la educación es algo más que la escuela.[...] la educación ya tenía lugar mucho antes de que existieran las instituciones formales llamadas escuelas; y, hoy día, existen otras instituciones -por ejemplo, los medios de comunicación- que rivalizan con las escuelas en cuanto a poder y alcance educativo."

El aprendizaje y la educación podría decirse que son términos complementarios. Son aspectos de un mismo proceso de comunicación, el emisor es en este el maestro o guía que imparte un determinado conocimiento y el receptor es el discípulo, el aprendiz que incorpora o aprende el conocimiento que se le transmite o transfiere.

Este es un circuito que ha sido sostenido de manera unidireccional por generaciones, educa o enseña el maestro y aprende el alumno. Esta dinámica ha puesto al receptor sólo en la posición de recibir, sin la posibilidad de elaborar creativamente una posición u opinión acerca de lo que aprende y de ese modo completar el circuito retro-alimentando al docente que transmitió ese conocimiento, dando cabida realmente a un aprendizaje en ambas direcciones.

Sistemas de enseñanza holistas e integrales

La educación tiene la finalidad de formar al hombre para funcionar en la sociedad que le toca vivir, pero, ¿qué pasa cuando la sociedad comienza a cambiar? La respuesta obvia es que la educación debería también acompañar ese cambio.

Afortunadamente siempre ha habido adelantados, visionarios, iluminados que alcanzaron un nivel de conciencia capaz de concebir al hombre con un todo, dotado de espíritu e interconectado con la naturaleza y el cosmos.

Entre ellos se encuentran los reconocidos aportes de Pestalozzi, Froebel, la corriente de la Nueva Escuela con representantes como John Dewey, María Montessori y Decroly, el de Steiner con su Método Waldorf, y el del pensador indio Krishnamurti. Ya a las puertas del siglo XXI, nos encontramos con el Movimiento de desescolarización de Ivan Illich y Paul Goodman, la Pedagogía de la Libertad con Paulo Freire, con la teoría de Inteligencias Múltiples de Howard Gardner, con Ernst Friedrich Schumacher y su economía budista, el físico Fritjot Capra y la Ecoliteracy (alfabetización ecológica), Thomas Berry y Brian Swimme con el Earth Charter el Método Reggio Emilia, y las Key Schools, entre otros.

Alternativa a los sistemas tradicionales de educación

La mayoría de ellos son métodos de aplicación exitosa y que ya llevan algunas décadas de funcionamiento, como el Método Montessori y el Waldorf. Otros más recientes están plasmando sus sistemas de manera alternativa como una opción a los sistemas tradicionales, muchos de ellos están reconocidos por los estados donde se desarrollan y tienen reconocimiento por sus excelentes resultados.

En estas propuestas de transformación educativa se ha invertido una enorme cuota de voluntad, amor, pasión, entrega y convicción férrea en las metas. La idea que las nuevas generaciones requieren tanto un escenario como actores preparados para una nueva sociedad en formación, es hoy una realidad para muchos niños que gozan de los beneficios de estos nuevos modelos, pero desafortunadamente aún su impulso no tiene un alcance más masivo.

Un modelo de educación integral demanda creatividad y libertad

El sistema predominante aún tiene un gran peso en la educación institucionalizada, sólo con el aporte individual de los adultos que han iniciado el camino de un despertad espiritual y están ampliando su conciencia hacia nuevas dimensiones del ser humano, se logrará expandir un modelo que prepare individuos libres, que incluya el ojo de la contemplación en la toma de las decisiones cotidianas.

Un modelo de educación integral demanda creatividad y libertad para expresar la versión de la verdad que vemos a medida que evolucionamos, se puede comenzar ahora, desde los hogares reflexionando acerca de cómo se observa la realidad y descubrir que parte sagrada de la vida que sumaba felicidad, se ha dejado de lado y así encontrar el camino para integrarla nuevamente a la cotidianeidad, y de ese modo ir reuniendo cada una de las piezas que le dan mayor salud, alegría, trascendencia y conciencia a la vida.