La finalidad de las maniobras es probar la capacidad de las unidades del Ejercito del Aire, EDA; en su conjunto y testar su capacidad para el combate y el desarrollo de toda clase de operaciones aéreas, terrestres, de logística y organización y de esta manera comprobar si el EDA está realmente capacitado para intervenir en una crisis real de alta intensidad de cambiantes facetas como las que suelen darse en los conflictos contemporáneos.

Así los escenarios a desarrollar son múltiples pues van desde el rescate de rehenes, la evacuación de residentes, el combate aire-aire, el ataque a objetivos, el control del espacio aéreo, la organización de operaciones, entre un largo etc.

Planificación de las operaciones

El ejercicio tiene dos fases la Sirio, llamada así por la constelación de Sirio muy usada por los pilotos españoles para guiarse en la noche durante las crisis del Sahara del pasado siglo, en esta fase se planifica y se ejecutan toda clases de misiones aire-aire, aire-tierra y sobre el terreno pero sin usar fuego real. Y la fase Tormenta en que se realizan una serie de misiones de ataque a objetivos terrestres en el polígono de tiro de Bardenas Reales usando en este caso armamento real y de prácticas contra los objetivos.

Para realizar el ejercicio se juega con los mapas y se divide la península ibérica en tres países ficticios de norte a sur en tres franjas mas o menos iguales que abarquen norte, centro y sur de la península. Cada franja se denomina respectivamente Blueland, Whiteland y Redland.

En el contexto se desarrolla una trama en que Redland cae bajo un régimen dictatorial que inicia una agresión contra Whiteland dado unas antiguas reclamaciones territoriales con lo que el Consejo de Seguridad de la ONU autoriza a Blueland a participar en una coalición internacional que restaure el derecho internacional frente al agresor.

Desde finales del siglo pasado la practica totalidad de las maniobras de las FAS se guían por este argumento de operaciones internacionales que reflejan la realidad del mundo actual.

Fuerzas participantes

Al tratarse de comprobar la capacidad de combate del EDA este realmente "echa la casa por la ventana" en tanto emplea la mayoría de sus unidades en el operativo, estas incluyen la totalidad de escuadrones de combate, alas 11, 12, 14, 15, 23 y 46, con cazas F-18, F-1, EF-2000 y F-5 además de cazas Harrier de la Armada, aviación de transporte con las Alas 31 y 35 y 47 Grupo que emplean aviones CN-235, Hércules y Boeing 707, helicópteros Super Puma del Ala 48 y equipos antiaéreos de misiles manejados por las dos Escuadrillas de Apoyo al Despliegue Aéreo, junto a la unidad de operaciones especiales del Ejercito del Aire, la Escuadrilla de Zapadores Paracaidistas, EZAPAC, presta a acometer una serie de operaciones especiales hoy imprescindibles en el campo de batalla moderno.

Rescate de rehenes

Precisamente la EZAPAC fue la protagonista de uno de los ejercicios más llamativos de las maniobras cuando protagonizo una operación de evacuación de rehenes en el aeródromo de Los Cánovas en la comunidad de Murcia.

Por su ubicación geográfica la provincia de Murcia forma en el supuesto parte del país de Redland, en ella la localidad de Los Cánovas, que además hace el papel de capital teórica de tal estado, dispone de un aeródromo para aviones de recreo civiles pero que por una serie de convenios de colaboración es muy empleado por el EDA en ejercicios y tareas de entrenamiento. Asi en dicha instalación se crea el supuesto en que un comando de la EZAPAC evacua a un grupo de españoles que han quedado atrapados en un país en guerra.

Para este operativo se siguen todos los pasos que se darían en una situación real: Los residentes localizados por la embajada son advertidos y se concentran en un punto secreto, la EZAPAC se infiltra sigilosamente en el territorio enemigo mediante saltos paracaidistas y helitransportados desembarcando vehículos ligeros para la evacuación, los comandos de la EZAPAC se encuentran con los rehenes los meten en los vehículos y de forma inadvertida se dirigen al aeródromo, la EZAPAC asalta el objetivo en un ataque sorpresa y abate a tiros a su guarnición en un enfrentamiento relámpago, los zapadores balizan la pista para orientar a los aviones de rescate así guiado de este modo un CN-235 realiza un aterrizaje de esfuerzo en la pista, recoge a rehenes y rescatadores, los vehículos se abandonan, y despega en pista corta con destino a una zona segura.

Desde que los zapadores inician el asalto al aeródromo hasta que el avión de rescate despega han transcurrido exactamente 15 minutos de cronómetro.

A constar que mientras se desarrollaba la operación los cazas del EDA cubrian el cielo librando contra la supuesta aviación enemiga vertiginosos combates aéreos.

Ataque desde el aire

En los ejercicios de combate aire-aire no se emplea armamento real, son los sensores de cada aeronave los que se usan en las maniobras para "enganchar" al avión adversario y dictaminar si ha sido abatido o no.

Habitualmente este mismo sistema se usa en los escenarios de ataque a tierra, un avión moderno es practicamente un ordenador que vuela y sus sistemas pueden evaluar sin apenas fallos si el uso de tal armamento habría sido eficaz o no.

Pero siempre es necesario comprobar la eficacia del armamento real por lo que en la fase Tormenta del ejercicio se emplea armamento autentico en una zona específica del polígono de Bardenas Reales acotada para el impacto de proyectiles, este área se emplea junto a otro sector del campo en que están simulados una serie de objetivos contra los que se emplean solo armamento de instrucción que solo señalan el impacto sin causar apenas daños.

En la zona de caída de proyectiles se usa armamento real que por sistema siempre es el más anticuado y próximo a caducar, de este modo se evalúa su potencia y se emplea antes que quede inutilizado.

Aparte de las misiones internacionales, el empleo de tal cantidad de medios y efectivos es el único modo posible de testar las capacidades de combate del Ejercito del Aire.