Para unos la sirena es el personaje de un simple cuento infantil, para otros el producto de la fantasía sexual de algunos hombres que tras varios meses en alta mar, bajo un sol abrasador, enfermos de malaria y necesitados de mujeres, creían verlas nadando con cola de pez a través de todos los mares y de los cinco océanos.

“Sirens” y “mermaids

En inglés se distinguen ambos términos que en español se traducen como “sirena”.

Una “siren”, sería en la mitología griega una mujer cuerpo de ave. También se la asocia con una espectacular forma de cantar, por esto tendría sentido que tuviera el cuerpo de un ave. Originalmente, este tipo de sirena se consideraba vinculada al mundo de los muertos ya que aparecen representadas en multitud de monumentos funerarios. Es posible que las sirenas fueran una versión femenina de Caronte, el barquero que trasladaba a los fallecidos al Hades.

Una “mermaid”, es la sirena conocida actualmente, una mujer joven con cola de pez que habita en aguas preferentemente saladas o dulces, como es el caso de las ondinas. Normalmente estas mujeres acuáticas eran tenidas por mujeres fatales que con su sobrenatural canto atraían a los marineros para que sus barcos se estrellaran contra las rocas donde ellas yacían cantando plácidamente.

En ambos casos, la sirena ha sido un ser vinculado a la fatalidad, a la atracción sexual y a la muerte. Siempre son relacionadas como seres que emergen del mundo de los muertos para atraer allí a los vivos.

Antiguamente las sirenas no fueron conocidas como mujeres de una sobrenatural belleza, sino como monstruos cuyo único atractivo residía en su voz. También se las solía tener por alimañas de apariencia terrorífica con tendencias caníbales.

Sirenas asiáticas, británicas o latinas

Es curioso observar como dependiendo de la latitud geográfica de los mares, ríos y océanos donde residan, estos fascinantes seres con cola de pez tienen el color de piel y los rasgos típicos tanto de los humanos que habitan en el lugar como de la fauna marina de la zona.

En el Reino Unido e Irlanda por ejemplo se las representa con cabellos rubios o rojos y piel nacarada a pesar de vivir continuamente en el mar y desnudas de torso hacia arriba.

Entre las sirenas de habla inglesa más populares según las leyendas transmitidas de generación en generación, encontramos a las siguientes:

• Dahud; según una leyenda británica era una princesa pecaminosa cuyo comportamiento provocó que los dioses arrasaran con inmensas olas su ciudad, Caer Ys, para que ella muriera ahogada. Pero el efecto no fue el esperado, se convirtió en una sirena.

• Murgen; fue una sirena a la que capturaron en las costas galesas aproximadamente en el siglo VI, aprendió a hablar y a coser pero vivía bajo el agua.

• Merrow, la sirena típica irlandesa, que tiene incluso variante masculina. El carácter de las merrows es hostil y agresivo y tienen membranas entre los dedos. Visten unas ropas mágicas que transmiten su poder a quien las use. Existen leyendas sobre hombres que obligaron a alguna merrow a contraer matrimonio con ellos y esto les convirtió en ricos ya que estas criaturas podían acumular tesoros provenientes de naufragios pero la llamada del mar era tan atrayente para ellas que en casi todas las ocasiones volvían a los océanos para no regresar jamás. Los merrow machos no son sin embargo tan atractivos como las hembras, su rostro es parecido al de un cerdo con dientes afilados.

• Selkie, el hada foca, es un ser fantástico femenino que habita en las costas escocesas. Son bellísimas mujeres que al tocar el agua salada se convierten en focas.

Además también existen, según el folklore popular, transmitido de padres a hijos, sirenas españolas, especialmente en el norte de España, en el océano Atlántico y en el mar Cantábrico como por ejemplo:

• La Sirenuca cántabra era una niña a quién su madre pidió a Dios que la convirtiera en pez ya que era muy traviesa y solía jugar cerca de los acantilados. Esta sirena tiene buen carácter y alerta a los marineros para que no se acerquen a las costas que entrañan un especial peligro.

• Itxaslamiak o Lamias del Mar. Estas sirenas hablan euskera ya que habitan las costas vascas desde el origen de los tiempos. Peinan sus larguísimas y hermosas melenas con peines de oro que no pueden extraviar, porque si lo hacen desaparecerá todo su poder. Robar el peine de una sirena permitiría al ladrón cazarla y asumir sus poderes mágicos. Pero esto podría implicar que se desatara su ira y que su furia provocara una tormenta de dimensiones catastróficas.

• En Extremadura también se narran leyendas de sirenas pero de agua dulce. Estas diablesas acuáticas atraen a los hombres con sus encantos para después ahogarlos despiadadamente.

También en los mares de China habitan sirenas, bellezas de rasgos orientales cuyas lágrimas se convierten en gemas de todo tipo, perlas, diamantes, rubíes, esmeraldas y otras piedras preciosas. También tejen telas transparentes de un tejido especialmente fino que son consideradas por los chinos como un material de gran valor. Por este motivo los pescadores de la China Imperial tenían grandes deseos de capturarlas y apoderarse de la riqueza de los materiales que producían.