Tomadas en préstamo de la lingüística francesa, las denominaciones de complemento u objeto directo y complemento u objeto indirecto no han sido muy afortunadas para la lengua castellana. La primera razón es que el complemento directo en lengua francesa (como en lengua catalana o valenciana) es siempre directo, esto es, se inserta en la oración sin la mediación de ninguna preposición. En cambio, en lengua castellana el CDirecto puede introducirse de dos modos distintos:

  • Sin preposición: nosotros hemos visto tu coche
  • Con preposición 'a': nosotros hemos visto a María
En ambos casos se trata de CDirecto, como muestran los siguientes procedimientos:

  • Pronominalización: lo hemos visto, la hemos visto.
  • Conversión a pasiva: el coche ha sido visto por nosotros, María ha sido vista por nosotros.
  • Cosa o persona 'vista': tu coche, María.
La regla general establece que el CDirecto inanimado no lleva preposición alguna, mientras que el CDirecto animado (personas, animales) se insertan en la oración con la preposición 'a'. Según se desprende de los siguientes ejemplos:

  • Los vecinos oyeron un ruido
  • Los vecinos oyeron a los niños
  • los vecinos oyeron a un perro ladrar
Como regla general, puede ser operativa y suficiente. Con todo no pretende explicar todos los casos. Obsérvense las diferencias entre las siguientes oraciones:

  • Los pacientes buscaban médico
  • Los pacientes buscaban un médico
  • Los pacientes buscaban a un médico
En cuanto al complemento indirecto, este sí que siempre se introduce en la oración mediante preposición, en su caso la preposición 'a'. Sin embargo, presenta también su conflictividad porque hay autores que defienden que puede ser introducido tanto con 'a' como con 'para', de tal modo que son CIndirecto en las siguientes oraciones:

  • La mamá leyó un cuento a sus hijos (CIndirecto: a sus hijos)
  • La mamá leyó un cuento para sus hijos (CIndirecto: para sus hijos)
Mucho más adecuado parece analizar los complementos encabezados por la preposición 'para' como complementos circunstanciales de finalidad. De hecho, ambos pueden aparecer al mismo tiempo: te hemos comprado esto para la fiesta (CIndirecto: te, CDirecto: esto, CCFinalidad: para la fiesta).

La pronominalización o sustitución por pronombres

El primer método que puede permitir localizar el CDirecto y distinguirlo del CIndirecto es la sustitución del sintagma por el pronombre correspondiente. Los pronombres me, te, se, nos, os pueden funcionar como CDirecto y como CIndirecto; en consecuencia, no sirven para establecer diferencias entre ambos complementos. Esto no ocurre con los pronombres 'lo, la, los, las' y ' le, les'. En tercera persona los pronombres para el CDirecto (lo, la, los, las) son diferentes de los pronombres para el CIndirecto (le, les). De tal modo que podemos establecer que aquel sintagma que pueda ser sustituido por 'lo, la, los, las' es el CDirecto, en tanto que aquel sintagma que pueda ser sustituido por 'le, les' es el CIndirecto. Se debe insistir en que no se trata de que solo un pronombre pueda aparecer en esa posición, sino que los cuatro en el caso del CDirecto o los dos en el caso del CIndirecto.

  • Mi hija ha escrito un cuento (Mi hija lo ha escrito)
  • Mi hija ha escrito una carta (Mi hija la ha escrito)
  • Mi hija ha escrito unos cuentos (Mi hija los ha escrito)
  • Mi hija ha escrito unas cartas (Mi hija las ha escrito)
Dicho de otro modo, en esa posición en esa oración podemos colocar los pronombres 'lo, la, los, las'. Ese sintagma sustituido es el CDirecto. Si a esas oraciones les añadimos un CIndirecto, entonces este sintagma aparecerá encabezado por la preposición 'a', se dejará sustituir por 'le, les' y le resultará indiferente el género del núcleo del sintagma CIndirecto, porque no distingue masculino y femenino:

  • Mi hija ha escrito un cuento a su papá (Mi hija le ha escrito un cuento)
  • Mi hija ha escrito un cuento a su mamá (Mi hija le ha escrito un cuento)
  • Mi hija ha escrito un cuento a sus hermanos (Mi hija les ha escrito un cuento)
  • Mi hija ha escrito un cuento a sus hermanas (Mi hija les ha escrito un cuento)

La conversión a la voz pasiva

Un sintagma que en la voz activa actúa como CDirecto puede permitirnos pasarlo a la voz pasiva como sujeto paciente de la oración:

  • Mi hija ha escrito un cuento
  • Un cuento ha sido escrito por mi hija
  • Mi hija ha visto a Pedro
  • Pedro ha sido visto por mi hija
Cuando esto ocurre, se puede asegurar que se trata de un CDirecto.