El síndrome de Raynaud es una enfermedad que se da con bastante frecuencia, afectando a 1 de cada 20 personas, en su mayoría mujeres jóvenes. La enfermedad de Raynaud fue descrita por vez primera en el año 1862 por el médico francés Maurice Raynaud. La enfermedad se desencadena por la exposición al frío o al agua fría, aunque también puede manifestarse –en un porcentaje reducido de casos– debido a un estímulo emocional fuerte. Esta exposición se traduce en espasmos vasculares que bloquean el flujo sanguíneo de los dedos de las manos y de los pies. Se sospecha que intervenga el factor hereditario, aunque todavía faltan investigaciones que lo confirmen o lo desmientan.

Causas del fenómeno de Raynaud

En la actualidad se desconocen las causas que llevan a desarrollar la enfermedad de Raynaud. Esta afección puede aparecer sin otra enfermedad asociada y se conoce como fenómeno de Raynaud primario –que es la más común–, afectando sobre todo a personas menores de 30 años y siendo de pronóstico leve. Cuando se asocia con otras enfermedades recibe el nombre de fenómeno de Raynaud secundario, afectando la mayor parte de las veces a personas mayores de 30 años. Estos casos pueden presentar una mayor gravedad. Las enfermedades que más habitualmente se asocian al fenómeno de Raynaud secundario son:

  • Aterosclerosis.
  • Enfermedad de Buerger.
  • Artritis reumatoidea.
  • Esclerodermia.
  • Síndrome de Sjörgen.
  • Lupus eritematoso sistémico.
  • Tabaquismo.
  • Síndrome de la abertura torácica superior.

Sintomatología del síndrome de Raynaud

Las personas con el síndrome de Raynaud primario tienen problemas en los mismos dedos en ambos lados, pero sin que se experimente excesivo dolor, mientras que los afectados con el síndrome de Raynaud secundario presentan mayores probabilidades de sentir dolor en dedos diferentes. Con frecuencia se experimenta dolor y hormigueo. Los síntomas que apuntan hacia el síndrome de Raynaud secundario incluyen artritis, erupciones cutáneas, cambios en la textura de la piel, falta de aliento o pérdida de peso.

En la actualidad no existe cura para el síndrome de Raynaud, sin embargo se puede controlar y reducir los síntomas en la mayoría de los casos. La enfermedad suele presentarse una única vez y, por lo general no provoca ningún daño permanente.

Durante un episodio del síndrome de Raynaud pueden notarse los siguientes síntomas:

  • Cambio del color de la piel.
  • Entumecimiento.
  • Hinchazón, hormigueo, dolor, calor o punzadas al reanudarse el flujo sanguíneo.
El síndrome de Raynaud puede causar algún daño ocasional en la piel y los tejidos afectados, principalmente llagas o úlceras que pueden infectarse y tardar en curar.

Tratamiento y diagnóstico del síndrome de Raynaud

En primer lugar se procede a un examen físico, que se puede acompañar de una ecografía vascular y una prueba de estimulación con frío. Igualmente se pueden hacer distintos exámenes de sangre con el objeto de hallar otras afecciones susceptibles de provocar el síndrome de Raynaud. Un examen del tejido de las uñas en el microscopio también puede aportar información relevante. El pronóstico dependerá en gran medida de la causa y la gravedad de la afección. En los casos más graves se puede presentar gangrena o ulceración de la piel de los dedos de las manos y los pies. Suele ser un proceso muy doloroso y difícil de tratar.

La acción farmacológica –solo para los casos de la enfermedad de Raynaud secundaria– comprende medicamentos para relajar las paredes de los vasos sanguíneos. Los antagonistas del calcio y los inhibidores del sistema nervioso simpático están considerados los fármacos más eficaces para el tratamiento del síndrome de Raynaud.

Paralelamente, el paciente puede colaborar introduciendo cambios en su estilo de vida. Entre ellos dejar de fumar, evitar la cafeína, usar zapatos cómodos y calcetines de lana, hacer ejercicio moderado, evitar las situaciones susceptibles de producir estrés, prescindir del aire acondicionado y, en general, protegerse adecuadamente de la exposición al frío.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.