El síndrome de Sheehan fue descrito por vez primera en el año1937 por el profesor de patología Harold Leeming Sheehan (1900 – 1988). El sindrome de Sheehan consiste en una afección que se presenta en una mujer y que va asociada a una grave hemorragia uterina durante el parto. La pérdida de sangre severa es susceptible de provocar una necrosis tisular en la glándula pituitaria que puede conducir a un colapso circulatorio intenso que, a su vez, conlleva el hipopituitarismo en el periodo postparto.

Sobre la glándula pituitaria o hipófisis es importante saber que se localiza en la base del cerebro, produciendo hormonas que estimulan la producción de leche materna, así como también interviene en las funciones reproductivas, el crecimiento, la tiroides y las glándulas suprarrenales. La deficiencia en el funcionamiento de estas hormonas trae aparejada una serie de síntomas que pueden llegar a ser graves.

Causas del síndrome de Sheehan

Se sabe que existen diversas causas que pueden incrementar el riesgo de que se produzca un sangrado durante el parto y, por consiguiente, la aparición del síndrome de Sheehan. Entre las más frecuentes podemos destacar los embarazos múltiples, junto a los problemas con la placenta, el órgano encargado de alimentar al feto. Otra de las posibles causas podría ser un grave trastorno, conocido como coagulación intravascular diseminada, donde las proteínas que controlan la coagulación de la sangre adquieren una actividad anormal.

Síntomas del síndrome de Sheehan

En la actualidad, debido a las mejoras que ha experimentado la atención médica, el síndrome de Sheehan puede considerarse como una enfermedad de muy escasa incidencia en los países desarrollados. Los síntomas más comunes asociados al síndrome de Sheehan son los que siguen:

  • Incapacidad para amamantar.
  • Cansancio.
  • Mixedema.
  • Intolerancia al frío.
  • Pérdida de pigmentación de las areolas mamarias y región genital.
  • Pérdida del vello púbico y axilar.
  • Falta de apetito.
  • Ausencia del sangrado menstrual
  • Presión arterial baja.
Durante el parto, en los casos más graves, se trata de una emergencia que puede conducir a situaciones de:

  • Hipotensión.
  • Hipoglicemia severa.
  • Irritación meníngea.
  • Hemorragia en el sistema nervioso central.
  • Oftalmoplejía.
  • Cefalea.
  • Colapso cardiovascular.
  • Hipopituitarismo.

Tratamiento del síndrome de Sheehan

El primer paso consiste en hacer una serie de exámenes de la sangre para medir los niveles hormonales. Igualmente será necesario efectuar una tomografía computarizada de la cabeza con el objeto de descartar posibles problemas relacionados con la hipófisis, como por ejemple la presencia de un tumor. Cabe señalar que el pronóstico del síndrome de Sheehan, si el diagnóstico y el posterior tratamiento se realizan en las fases más tempranas de la enfermedad, es claramente positivo. Aunque también es cierto que en caso contrario, o si no se recibe el tratamiento adecuado, el síndrome de Sheehan puede resultar letal.

El tratamiento, cuando la evolución no ha sido la deseable, debe incluir una terapia de reemplazo hormonal a base de estrógenos y progesterona. Esta terapia habrá de mantenerse de por vida. Asimismo, se deben tomar hormonas suprarrenales y de la tiroides. En caso de oftalmoplejía, el tratamiento deberá incluir glucocorticoides.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.