No son pocas las personas que se han llevado las manos a la cabeza tras ver a la ganadora de un Óscar Natalie Portman protagonizar una comedia romántica como “Sin compromiso” (No Strings Attached, el título original). Su interpretación impecable en “Cisne Negro” contrasta con la de este nuevo film, pues la actriz ilumina cada escena en la que aparece, pero el problema reside en la simpleza de esta nueva película.

El argumento, llamativo para los tiempos que corren: dos amigos deciden disfrutar de la parte más sexual de la amistad sin que ello acarree compromiso alguno, del que ambos parecen huir. Para que surta efecto ponen unas normas: no mirarse a los ojos, no abrazarse, no desayunar juntos y, sobre todo, no tener sentimientos. Así, parecen aprovechar lo bueno de las relaciones que es esa complicidad en la cama y los arrumacos y desechar lo negativo, como son los celos o el no poder acostarse con otros.

Hasta aquí todo es perfecto, pero lo que Emma (Natalie Portman) y Adam (Ashton Kutcher: "Algo pasa en Las Vegas", "El amor es lo que tiene") ignoran es que los sentimientos pueden entrar en acción cuando menos lo esperen. Efectivamente así lo hacen.

Un punto de partida prometedor

Pese a que la premisa del film parecía ahondar mucho más de lo que realmente lo hace, sigue siendo una comedia entretenida con más de una situación que hará reír al espectador.

En esta línea, el punto de partida resulta atractivo pues el sexo sin amor está a la orden del día y más de uno puede sentirse reflejado y ser este el aliciente para acudir al cine a ver cómo su director Ivan Reitman ("Los cazafantasmas", "Seis días y siete noches") trata el asunto. No obstante, la conclusión final nos transporta, de nuevo, a lo que estamos viendo en pantalla: una comedia romántica.

La sorpresa: Kevin Kline

Una de las sorpresas del film es el padre del joven, encarnado por Kevin Kline (“In & Out”), que pone un agradable toque de humor. No en vano, “Sin compromiso” arranca al descubrir Adam que su padre está saliendo con su ex novia. El afán de un hombre mayor, como es él, por rejuvenecerse traerá de cabeza al protagonista.

En definitiva, una película divertida, entretenida y fresca, sí, pero que, sin embargo, se agrupa en el saco de las comedias televisivas de los fines de semana por la tarde.