Ya en noviembre muchos comienzan a pensar en la llegada de la navidad. El armado del arbolito, la decoración de la casa, los regalos por comprar, y en dónde y con quién se pasará esta tradicional fiesta.

En general, el último mes del año esta plagado de todo tipo de eventos que hacen que las agendas se llenen de actividades en mucho mayor medida que en otros meses. Tal vez por ese motivo, para muchos el armado del arbolito es una actividad que se hace a las apuradas como un trámite más.

Sin embargo, hacer el ritual del armado del árbol en familia, puede transformarse en una actividad más placentera y divertida que la misma noche buena. Ya que contribuye a tomar conciencia del verdadero significado de la navidad y a la unión de todas las personas del grupo familiar de manera profunda y sentida.

Porque se arma el árbol de navidad

La tradición del armado del árbol de navidad nace de una tradición pagana. Antiguamente los celtas, decoraban un roble cuando llegaba el invierno con frutos de todo tipo para asegurarse el regreso del sol.

Los católicos adoptaron esta costumbre reemplazando los robles por abetos y pinos ya que los árboles simbolizan la unión entre cielo tierra además de fecundidad y sabiduría. Por su forma triangular los abetos y pinos representan también a la santísima trinidad.

Qué representan los adornos de navidad

La mayoría de las personas decoran el árbol de navidad sin saber cual es el significado de los elementos que lo componen.

Estar al tanto de ello ayuda a llenar de contenido el tradicional armado del árbol.

Cada esfera debe representar una oración, el color de las mismas depende de su intención. Las bolas rojas son para peticiones, las blancas para agradecimientos, las azules de arrepentimientos y las doradas de alabanza.

Una linda idea sería en familia ir colocando las esferas por turnos expresando en voz alta o no la intención correspondiente.

Tradicionalmente también las esferas van de 24 a 28 de acuerdo al número de días que tenga el Adviento ese año.

La estrella representa la fe que debe guiar la vida del cristiano. Se supone que debe ser la persona mayor de la familia quien la coloque.

Por otro lado la corona de navidad que usualmente se coloca en la puerta de entrada además de ser un símbolo de bienvenida, representa por su color verde y forma circular la vida eterna.

La corona de Adviento

La corona de Adviento es un círculo de ramas naturales o artificiales decorado con cintas o piñas y que tiene cuatro velas. Las piñas cerradas son símbolo de virginidad y las cintas rojas de fuerza y poder. Cada una de esas velas debe ser encendida de a una el día domingo durante las cuatro semanas de Adviento. Así la luz va aumentando ante la llegada del nacimiento del niño Jesús, quien para los católicos es la luz del mundo.

Lo ideal es reunirse en familia alrededor de la corona cada domingo de Adviento y rezar una oración, cantar un villancico o simplemente dar gracias por algo al encender cada una de las velas.

Otros símbolos navideños

Muchos de los adornos navideños tienen diferentes formas por diversos motivos:

Las campanas por ejemplo representan la alegría que produce la anunciación de la llegada del niño Jesús y en algunas culturas, alejan a los malos espíritus.

Los ángeles representan amor, bondad y misericordia, además son los encargados de enviar mensajes entre cielo y tierra.

El muérdago simboliza protección del hogar. Las velas iluminan y purifican todas las esperanzas y deseos de paz y amor. Las herraduras, protegen y dan suerte.

Por último las manzanas auguran abundancia de todo aquello que es imprescindible como paz, dinero, amor etc.

Conocer el significado del armado y decoración del árbol de navidad, ayuda a llenar esta tradición de contenido y darle un sentido más profundo. Esto ayuda también a prepararse interiormente para la llegada de las fiestas.

Del mismo modo, el armado del arbolito es una lindísima costumbre para hacer en familia y una manera muy divertida de transmitirles a los más chicos el verdadero sentido de la navidad.