La isla italiana es rica desde muchos puntos de vista: paisajes, historia, cultura, hospitalidad y gastronomía. Goza de un magnífico clima y de tierras que aún hoy, después de tantos “excesos”, pueden dar productos de nivel internacional.

Qué es la certificación DOP

La sigla DOP significa denominación de origen protegida, reglamentada por la Comunidad Europea. Es un reconocimiento que se otorga a productos agrícolas o alimentarios que se realicen en un área geográfica limitada y bajo determinadas normas de producción. Los productos deben ser obtenidos con métodos tradicionales y con materias primas del territorio delimitado. Las características del producto están ligadas estrechamente a las particularidades geológicas, agronómicas y climáticas del lugar.

Queso ragusano DOP

El nombre ragusano deriva de la zona en la cual se produce, en la provincia siciliana de Ragusa.

La leche para la fabricación del queso se obtiene de la raza Modicana, la más antigua de Sicilia, introducida por los árabes. Es una raza bovina en peligro de extinción, resistente a las altas temperaturas del verano y que se alimenta solo de hierbas silvestres: trébol, manzanilla y romero, además de un poco de heno. Producen muy poca leche, rica en proteínas con mayor contenido de caseína, indispensable para el proceso de producción del queso.

Para la elaboración se utilizan solo recipientes de madera y cobre y el estacionamiento se hace en grutas geológicas naturales; húmedas, frescas y ventiladas.

El producto final es un queso de forma rectangular que pesa entre 8 y 10 kg. Su cáscara es lisa, sutil, de color amarillo. Su consistencia es compacta y su sabor dulce, el cual se hace más picante de acuerdo al tiempo de estacionamiento.

Las almendras de Noto: la mejor materia prima para los dulces sicilianos

El almendro fue introducido en Sicilia por los fenicios y los griegos fueron los encargados de difundirlo en los países del Mediterráneo.

El éxito de esta planta no fue solo por las bondades de su fruto, sino también por su robustez y longevidad (producen frutos hasta los 60 años).

La almendra de Noto es característica por su forma puntiaguda y su cáscara gruesa y leñosa, gracias a la cual se mantiene el aroma y el sabor del fruto.

La recolección se realiza en forma artesanal, con redes extendidas debajo de los árboles que recogen las almendras que caen, cuando se sacuden manualmente las ramas de la planta. Los frutos se secan al sol, para posteriormente ser pelados, tostados y prontos para su comercialización.

La pasta de almendras o el fruto entero son muy utilizados en la rica y gustosa repostería siciliana.

El pistacho de Bronte

Bronte es una ciudad arrocada en una de las pendientes del Etna. En los valles de terreno volcánico, este árbol fructifica cada dos años. La planta, de altura moderada, se caracteriza por sus ramas retorcidas, las cuales cuando pierden totalmente las hojas, hacen que el árbol tome aspecto de seco, lo que hace que parezca imposible la aparición de sus frutos.

Son resistentes al frío invernal y a las altas temperaturas estivales que llevan el fruto a la maduración, para ser recogido entre agosto y septiembre.

La recolección es difícil, ya que se trabaja en terrenos accidentados, donde los hombres tienen que hacer un verdadero equilibrio.

Los elevados costos de producción, hacen que sea imposible competir con productos menos costosos, como los provenientes de Irán y Turquía.

Además de las especies citadas, hay otros productos de gran calidad como los duraznos de Leonforte, las lentejas de Ustica, los aceites de oliva de toda la isla, los cítricos en general, las cerezas de Giarre y las uvas en todas sus variedades.