El personaje literario de Sir Arthur Conan Doyle, el detective espigado, fumador de pipa y tocado con sombrero de cazador rastreador, se queda en Barcelona. Cambia la bruma de Londres por el aire no menos brumoso de la Biblioteca Arús de la ciudad condal. Allí se respira clandestinidad y misterio, como en los callejones londinenses un día de otoño con niebla. Mucha culpa de ese ambiente misterioso la tienen las colecciones sobre masonería y anarquismo que comparten cámara secreta con los objetos de Holmes.

La mejor y más completa colección de Sherlock Holmes en España

“Elemental, querido Watson”; el detective habría apartado la pipa de la boca un momento para pronunciar su famosa frase y hacer ver a su fiel amigo, el doctor Watson, que la colección del mitómano Joan Proubasta es la mejor del mundo sobre su persona. Más de cuatro mil libros en cuarenta idiomas, hasta en bable (el habla de Asturias, no reconocida oficialmente en el estado español aunque aceptada como lengua histórica) o ediciones en esperanto; cientos de objetos de mercadería o de marketing, “como dirían los modernos, querido Watson”.

Tazas, platos, ceniceros, juegos de té, pipas, encendedores, carteles de películas, jeringas (Holmes “se pinchaba”, vicios victorianos), sellos, marionetas, cómic… hasta revistas eróticas con las modelos ataviadas solamente con el característico sombrero y la pipa en sus labios, “elemental, querido Watson”.

El coleccionista obsesionado

Joan Proubasta (apellido catalán único en el mundo) cuenta que su trabajo de representante textil internacional, al saber idiomas, en una empresa catalana del gremio, le permitió adquirir en sus numerosos viajes todo aquello que encontraba relacionado con el mítico detective, surgido de la imaginación de un escritor irlandés, masón y espiritista, llamado Arthur Conan Doyle, luego Sir Conan Doyle.

Aunque de origen irlandés, Conan Doyle fue fiel británico y la corona le otorgó el titulo de Sir; es por eso que el cerebral detective está revestido de una flema inglesa que alcanza límites extremos en su escrupuloso proceder. Incluso en los momentos más delicados en su lucha contra el mal no pierde la compostura que todo buen caballero de su majestad debe guardar.

La biblioteca que Sherlock Holmes hubiese frecuentado

El coleccionista Proubasta dice haber cedido su colección a la Biblioteca Arús de Barcelona porque la considera el lugar perfecto. Por el aire de misterio que se respira en sus salas y, sobre todo, por estar especializada en los temas de masonería y espiritismo, dos de las obsesiones de Conan Doyle y que, entrelíneas, se mostraban como intereses también de su “alter ego”, Sherlock Holmes, en las numerosas aventuras vividas por el detective.

Como no podía ser de otra forma, Joan Proubasta es también presidente del Círculo Holmes. Agradecido porque su colección esté en la Biblioteca Arús, dependiente del ayuntamiento de Barcelona, y tan ilusionado, que entre las donaciones está un tesoro del que no había pensado desprenderse nunca, una primera edición en inglés de El sabueso de los Baskerville, herencia, cuenta, dejada por un colega coleccionista, pero no uno cualquiera, el mayor coleccionista inglés de Sherlock Holmes.

Exposiciones mensuales a partir del próximo año

Han sido dos camiones con cerca de doscientas cajas cada uno los que llegaron al Paseo de Sant Joan, calle donde está el edificio burgués y señorial que alberga la Biblioteca Arús. Allí el mismo Proubasta está colaborando en la ordenación y clasificación de todo el material. El director de la biblioteca, Josep Brunet, ha asegurado que a partir de enero próximo se expondrán mensualmente piezas de la colección.

La idea de la dirección de la Biblioteca Arús es que las exposiciones comiencen coincidiendo con la “Semana de Novela Negra” de Barcelona, que suele celebrarse a comienzos de cada año. El proyecto es que se expongan objetos y libros por temática o en relación con alguna de las aventuras y misterios del detective. Tienen inspiración para rato, pues Sir Conan Doyle escribió 60 aventuras protagonizadas por Holmes y el Dr. Watson.