Desde hace más de seis meses, el 4 de septiembre del 2009 se estrenó en el teatro La Latina de Madrid, la obra de teatro Sexos, escrita por Xavier Bertrán y dirigida por Pep Antón Gómez, entusiasma a los espectadores de la capital hablando sobre el papel que juega la intimidad y el contacto en las relaciones humanas.

Más de 180.000 espectadores han disfrutado ya de esta comedia de enredos marcada por la fuerza e importancia que tiene el sexo en las relaciones de pareja.

Comedia de actores

Delante del espectador, amparados por un escenario minimalista en forma de puertas que simulan la entrada a un espacio propio perteneciente a cada protagonista, se plantan dos parejas Alberto-Pepón Nieto- y Cristina-Adriana Ozores-, Martín-Federico Celada- e Isabel-Neus Sanz- y Maite-Anabel Alonso-, la única single del grupo de amigos sobre los que gira la trama de la obra.

Trama sorprendente llena de giros

Una trama que comienza con un gusanillo, él que carcome a Alberto. Hay algo que no funciona en su relación con Cristina, el coco. Cristina tiene bastante más claras las ideas que su pareja: el problema es la falta de sexo en la relación. Con los miedos y dudas de Alberto y las certezas de Cristina comienza la línea argumental excéntrica y divertida de Sexos.

La otra pareja la compone Martín, con su cuca, y su particular visión de la sexualidad como búsqueda de la satisfacción permanente, a veces fuera de la pareja. Algo que bajo ningún concepto tiene que afectar en su relación con Isabel, que ve en la cuca de su novio la señal de alarma para alcanzar su objetivo más deseado: la maternidad.

Finalmente, Maite, el lío. Desencadenante de los líos de faldas con sus amigos que se producen en Sexos, producto de su propio lío interno. Ingenua, fantasiosa, emotiva y desconectada de sí misma, Maite ansía encontrar una pareja y utiliza el sexo como instrumento para conseguir una relación.

Maite, en el fondo, desea encontrar el amor, sentirse querida cómo vía para conseguir su propia autoestima. Para ello no duda en apuntarse a cuantos cursos de crecimiento personal considera necesarios.

Los diálogos y la sexualidad, motores de la acción

Sexos es una comedia de personajes ricos y variados, fuertemente diferenciados y, a veces, contrapuestos que alcanza su punto álgido en los ricos e ingeniosos diálogos entre parejas y amigos.

A destacar el particular histrionismo de Pepón Nieto, la bis cómica de una natural Anabel Alonso, ambos arrancaron los mayores aplausos de la platea, y la gran presencia y verosimilitud de una serena Adriana Ozores, sin duda, desde hace años, en el mejor momento de su carrera artística.

Una sucesión de conversaciones, confidencias, conflictos, hechos y descubrimientos entre los personajes con la sexualidad y el desencuentro en las relaciones de pareja como motor e hilo de la acción en esta trepidante comedia.