El sexo oral masculino, felación (del latín fellare: mamar) o francés, consiste en la estimulación bucal del pene.

Esta práctica ha sido (y aún lo es) condenada por muchas religiones y culturas.

En varios estados de EEUU fue ilegal hasta hace pocos años y lo sigue siendo en un buen número de países, sobre todo africanos e islámicos.

Práctica sexual tabú en muchas culturas

Las razones de estos tabúes y reparos frente a la felación son diversas. Las más poderosas y beligerantes son las que la consideran una práctica antinatural e inmoral, asociada íntimamente a la homosexualidad y frontalmente en contra de la idea que entiende el acto sexual como un fin meramente reproductivo y de perpetuación de la especie humana.

A pesar de todas estas consideraciones, la felación de una mujer a un hombre o entre dos hombres ha sido practicada desde siempre.

Cleopatra, reina de la fellatio

Los antiguos egipcios la solían practicar con asiduidad y las mujeres egipcias se pintaban y perfilaban los labios de una forma concreta para indicar que les placía hacerla. Se dice que uno de los secretos del éxito de la reina Cleopatra era precisamente su maestría y habilidad para el "francés".

En el Kama Sutra, por supuesto, es una de las prácticas más referenciadas y comentadas.

En Occidente, la revolución sexual iniciada en el último cuarto del siglo XX ha convertido al sexo oral en un ejercicio amatorio habitual, despojado de casi cualquier connotación negativa.

La película Garganta Profunda, dirigida en 1972 por Gerard Damiano y protagonizada por la inolvidable Linda Lovelace, supuso todo un hito en este sentido.

En todas las encuestas que se realizan periódicamente, más del 80 por ciento de los hombres sitúan a la felación entre sus juegos sexuales preferidos. El porcentaje de mujeres y hombres que se sienten estimulados y satisfechos al practicar el sexo oral a su pareja es también muy alto.

Sin embargo, muchas personas aún tienen ciertos reparos higiénicos y de pudor a la hora de iniciarse en el "francés".

Recomendaciones y trucos para un buen sexo oral masculino

Estos son algunos consejos y técnicas para que el sexo oral nos resulte más placentero y desinhibido.

Lo primero es la confianza con el chico a quien le vas a hacer la felación. Si no lo conoces demasiado o crees que puede haber algún riesgo de infección utiliza un preservativo. Como sabes, los hay de diferentes sabores y colores, con lo que puedes hacer más estimulante el juego.

También es importante cuidar la higiene del pene, los testículos y el área perineal (la zona ubicada entre el pene y el ano). Lo ideal es darte un baño o una ducha junto a tu pareja. De esta manera, además de asegurar la higiene, podréis comenzar con unos excitantes preliminares.

Otro paso previo es establecer desde el principio si la eyaculación se realizará en la boca. A muchas personas les desagrada el sabor del semen y otras tienen miedo de poder ahogarse. En estos casos se puede acordar una señal para retirar el pene de la boca con los primeros espasmos del orgasmo y finalizar con la estimulación manual.

Comunicación, boca, lengua y caricias en el "francés"

Para realizar un buen sexo oral lo más importante es una sincera comunicación entre los amantes y una buena técnica.

Comienza por formar una “O” con tus labios e introduce lentamente el tronco del pene en la boca, embadurnándolo bien con saliva y procurando hacer la caricia con los labios ligeramente apretados para que los dientes permanezcan en el interior de estos y no ejerzan una presión excesiva sobre la piel.

Mueve la lengua alrededor del glande unas veces en la dirección de las manillas del reloj y otras al revés, deja que tu saliva lo inunde y presiona con la lengua y el paladar en el frenillo. Envuelve la aureola del glande y lame el tronco del pene.

Acaricia con tus manos sus testículos, periné y ano. También puedes combinar la felación con la masturbación manual y besar y lamer los testículos y la zona perineal.

Estimulación anal y vibrato

Un truco muy efectivo para incrementar el placer del sexo oral es el llamado vibrato o zumbido. Consiste en generar vibraciones en tu garganta que lleguen hasta su pene alternando distintas notas.

Otro tip interesante es estimular el ano de tu pareja a la vez que realizas la felación. Es una manera de acceder directamente a la próstata con lo que su satisfacción se incrementará notablemente. Para evitar desgarros y posibles infecciones es recomendable que lo realices con un consolador bien lubrificado o con el dedo enfundado en un preservativo. Haz penetraciones lentas y con movimientos circulares.

En definitiva, un buen sexo oral a tu hombre mejorará sensiblemente las cotas de placer en vuestras relaciones sexuales y afectivas.