Un artículo, ameno, educativo, de mucha utilidad para las parejas jóvenes, que necesitan adquirir la experiencia necesaria para la llegada de su primer retoño.

Es importante que las parejas entiendan en su real magnitud, la importancia del embarazo en la mujer y cómo afecta a la relación sexual; en fin, sus efectos en términos generales en sus vidas, entendiéndose además que esta es una cuestión temporal en el antes en los primeros 9 meses y luego 6 meses después del nacimiento del bebé.

Propiedades benéficas de la leche materna

Es universal el conocimiento que se tiene sobre las propiedades beneficiadoras de la leche materna en los bebés en sus primeros meses de vida. Sobre esto se han vertido cantidades considerables de tinta sobre papel y no se terminará de escribir nunca, de este tema inagotable, teniendo en cuenta la enorme cantidad de propiedades positivas para la salud y la futura conducta del niño, cuáles alimentos ayudan a que la madre produzca más leche, la inapreciable ayuda que prestan los padres en apoyo a la madre que amamanta.

No hay que perder de vista que ese bebé está en el hogar porque en su momento mamá y papá tuvieron sexo. La pregunta; ¿existe vida sexual si tu pareja está amamantando?

De hecho si las hay pero cambian apreciablemente. Comenzando, los senos pasan a ser propiedad exclusiva del bebé, por supuesto no puede ser de otra manera. Con sueño, tanta hormonas, las exigencias domesticas normales, la lactancia. En este momento la mujer se convierte en madre totalmente; no se puede pretender que la vida sexual sea la de recién casados, ¡es utópico!

El antes y el después

Verdadero: en el embarazo generalmente se disfruta de una satisfacción sexual plena, el aumento en el nivel de dos importantes hormonas: estrógeno y progesterona que experimenta la mujer en esta etapa, le permite alcanzar con más facilidad el orgasmo. Así mismo la actividad sexual ayuda a que la cérvix se ablande y madure en beneficio de un mejor parto.

Todas las sensaciones placenteras en la práctica de la actividad sexual, el torrente de oxitocina; la hormona del placer y, de endorfinas, sumado a esto, el contenido de oxígeno que circula en la pelvis de la mujer excitada, se traducen en un baño de fluido maravilloso para la criatura en el útero. ¡En el post parto las cosas cambian!

Bajada dramática de los niveles de estrógeno

El nivel de estrógeno en la mujer decrece de manera importante y sube ostensiblemente la prolactina. Esto propicia la producción de leche, pero produce resequedad vaginal previniendo de paso la ovulación. Realmente, durante los primeros seis meses la madre está hormonalmente predispuesta en una situación parecida a la menopausia. No termina aquí, sino hay algo más: algunas mujeres reaccionan con una predisposición, en el entendido que sus pechos son para alimentar a su bebé y no para darle placer a su pareja. Aún más, es posible que en la acción sexual cuando alcance el orgasmo sus senos boten leche.

Actividad física en la mujer embarazada

Y luego está la actividad física. Una mujer que es estrujada, abrazada y chupada por su cría todo el día, no está esperando ansiosamente que su pareja la lleve a la cama. De seguro hay un posible rechazo con las probabilidades ciertas de generar tensiones en la pareja. El hombre puede sentirse abandonado y hasta celoso del recién llegado, quien goza de toda la atención y del monopolio de la madre. ¿Este es el final? Por supuesto que no, lo que el hombre necesita es desarrollar un hondo sentido creativo, la práctica de la paciencia y el criterio suficiente para entender su papel en los primeros meses de vida de su hijo.

La importancia de saber como afecta el embarazo la vida sexual de pareja. En este caso la pareja tiene que aceptar que esto es una situación temporal, que luego de algunos meses podrán recuperar la normalidad en la relación íntima.