Hoy en día, como nunca en otras épocas, hablar de temas relacionados con el sexo, el amor y la muerte es normal. En realidad son tramas que hacen al desarrollo de la vida diaria y se los menciona en radio, televisión, medios gráficos, internet, etc. Todos se abocan en forma habitual a mostrar hechos en los cuales estos contenidos tienen una preponderancia tal que el lector es llevado, sin desearlo, a involucrarse con ellos. No son ajenos a tratar estas cuestiones los autores literarios, quienes en cada escrito dejan huella sobre las mismas.

Sexo, amor y muerte en la literatura

Los testimonios más antiguos nos hablan de las penas o triunfos del amor, de aventuras sexuales o su represión y casi siempre de la muerte. Desde la Biblia, pasando por el "Kamasutra" e inclusive por "Drácula", todos involucran a sus personajes en historias de amor, mezcladas con actividades sexuales y generalmente culminan con muerte de alguno de ellos. Evidentemente, los autores trataban de escribir sobre las emociones humanas y sus consecuencias.

Al decir del escritor argentino Adolfo Di Virgilio, premiado en su país y en Chile, “Es indiscutible que el autor siempre apunta sobre cuestiones que son caras a la existencia humana. No se puede dejar de lado temas fundamentales y que hoy en día siguen encerrando misterios y miedos, tales como lo son la muerte, el sexo y el amor. Además, debemos considerar al público que básicamente insiste en saber, conocer y leer sobre ellos. Nos debemos a nosotros como autores y a nuestros lectores como público escribir sobre experiencias e incluso sobre creencias al respecto, para calmar en parte las ansias que causa todo desconocimiento”.

Temas obligados para los escritores modernos

Surge invariablemente la siguiente pregunta: ¿pueden los autores contemporáneos escribir sobre otros temas que no sean los que se han nombrado? La respuesta casi siempre termina confirmando que el sexo, el amor y la muerte triunfan sobre todo otro tema. Podemos decir que los intereses editoriales influyen sobre las decisiones al momento de publicar, ya que los lectores en general buscan estos contenidos. “Es posible escribir sobre muchos temas periféricos a estos, pero siempre habrá un relato o una insinuación sobre amor, sexo y muerte. Toda historia encierra alguna otra, por pequeña que sea, de amor o sexo o muerte, o todas a la vez. Desde obras universales cuya inmortalidad nadie discute como "El Quijote"; otras conocidas a nivel regionales como "El Martín Fierro" (Argentina) y otras más modernas caso las novelas de García Márquez, Vargas Llosa o Stephen King no pudieron o no pueden dejar de inmiscuirse con estos temas. Son parte de la vida misma”, testimonia nuestro escritor de referencia.

Escritores de hoy ante temas de siempre

Aquel que ha tomado la grata tarea de escribir como medio de expresarse entiende que todo lo que componga girara en torno de historias de amor, sexo y muerte. Por supuesto puede tratarse de amores puros, impuros, enfermizos, con finales deseados o trágicos. También de encuentros sexuales fugaces o inconclusos, de lujuria o simplemente de primeros encuentros tan deseados. La muerte se presentará como única alternativa para que el bien o el mal triunfen, para terminar con historias en las que no pueden convivir ciertos personajes o tratar la muerte natural.

Hoy en día podemos notar algunos cambios con respecto a siglos pasados. Esto ha sido más notable después de las guerras mundiales y el crecimiento de la violencia urbana.

Antes el amor era el centro de la trama, el sexo era una derivación normal de ese amor inmaculado y bello. La muerte aparecía para solucionar el nudo de la trama. Con el paso del tiempo e influido por las experiencias sociales las tramas literarias están tomando como eje central la muerte, generalmente violenta y desencadenada por odio de clases o venganzas. El sexo se presenta de ocasión y la mayoría de las veces como producto de la atracción física. El amor llega al final como último refugio de los personajes para aliviar tanta tragedia y pena”, es la opinión del escritor Di Virgilio, quien en sus cuentos y novelas hurga en estos temas.

Amor, sexo y muerte en los escritos del futuro

Siendo el sexo una función primordial en la reproducción humana, el amor el vínculo fundamental de relación y la muerte un hecho natural a la que todos llegamos, es indiscutible que estos temas seguirán vigentes en el futuro. Como nos dice Di Virgilio “Los lectores del futuro nos exigirán que el sexo, el amor y la muerte sean temas centrales de nuestras obras”.