''En realidad, [...] recurre a un discurso seudonacionalista para tapar lo que realmente está ocurriendo''. El Mundo, 12/08/2012.

Los seudonacionalismos rioplatenses

En el artículo anterior, usamos esta palabra que acaba de saltar al vocabulario de la contienda política, para caracterizar un tipo de manipulación de los hechos históricos que sirve como legitimación de intereses actuales que tienen poca relación con el pasado, no tienen ninguna relación, o incluso corresponden a contextos donde se defendieron intereses opuestos. El objetivo de esta operación ideológica sería crear una ''cortina de humo'' que impida entender el curso de los acontecimientos actuales. Así, la figura de Gaspar Rodríguez de Francia sirve para justificar el aislamiento de Paraguay de la dinámica política regional; la personalidad de Juan Manuel de Rosas, la necesidad del pueblo argentino de ser guiado por un líder fuerte, etc.

Un caso paradigmático es el nacionalismo o seudonacionalismo uruguayo, construido sobre la imagen heroica de José Artigas, usada como recurso de legitimación de un proyecto de país que no tiene nada que ver con el proyecto de país que fue impulsado por el héroe en 1811 y después, hasta 1820. De donde surge la existencia de una seudohistoria de nuestra nación.

El triunfo de los antiartiguistas

Así, mientras que entre 1813 y 1815, el proyecto artiguista fue federal y autonomista, con capital en Purificación, la actual República Oriental del Uruguay es hoy un país unitario y centralista, con capital en Montevideo. Mientras Artigas impulsó una reforma de la propiedad agraria, investigaciones de los años 1960 y 1990, a cargo de historiadores como Vivián Trías y sociólogos-economistas como Luis Stolóvich concluyeron que solo unas 500 familias han sido y son las dueñas del Uruguay. El 10% de los productores agropecuarios posee el 64% de las tierras productivas.

El Uruguay de José Artigas (la ''Provincia Oriental'') era un país integrado en una unión comercial, militar, federal, republicana y democrática (política). Doscientos años después, el MERCOSUR tiene adversarios y parece que la cláusula democrática (política) también. José Artigas hubiera querido unir la Liga de los Pueblos Libres con la Gran Colombia de Simón Bolívar. Pero esto es hoy incluso más resistido.

El proyecto artiguista era plurirregional. Incluía la Argentina, Paraguay, Brasil, y no solo Uruguay. El proyecto artiguista era multiétnico. Convocaba al indio, el mestizo, el criollo, el español, el europeo, el mulato, el zambo, el negro. El Uruguay contemporáneo, hasta hace poco, se consideraba ''un país de blancos'' que se enorgullecía de no tener indios ni negros: un país racista, que ignoraba sus raíces mestizas. Que se veía como un ''país europeo''. La memoria de Artigas fue negada o perseguida por una leyenda negra que incluso encontró su lugar en los manuales escolares hasta fines del siglo XIX.

''El feroz Artigas fue el primero que entre nosotros conoció el partido que se podía sacar de la brutal imbecilidad de las clases bajas, haciéndolas servir en apoyo de su poder, para esclavizar a las clases superiores y ejercer su poder sin más ley que su brutal voluntad''. Carlos de Alvear, Memorias, 1825. Citado por Walter Rela en ''Artigas. 1811-1820''.

En 1830, se aprobó en Uruguay una Constitución que impedía votar al 95% de la población -a los que habían luchado con Artigas-; y a partir de 1875 la tierra se concentró en manos de una oligarquía ganadera vinculada al capital británico. La misma oligarquía que convirtió a José Artigas en un mito funcional a sus intereses, lo enterró bajo toneladas de mármol, cemento, bronce, y granito, y fundó una seudohistoria para su proyecto seudonacionalista. Artigas murió en 1850, en Curuguaty y en la pobreza. En Uruguay, su proyecto solo sobrevivió como la utopía retrospectiva de los soñadores de la Patria Grande.

La Patria Gaucha de 1835-1852

Aunque ténue, la huella de Artigas sobrevivió en la Patria Gaucha. Derrotado en la Provincia Oriental, triunfó, sin embargo, el federalismo, en 1820, en las demás Provincias argentinas. Después de la sangrienta guerra entre el Imperio de Brasil y las Provincias Unidas del Río de la Plata, que finalizó en 1828, los años 1830 vieron todavía la emergencia de dos nuevos proyectos federales. Uno, fue el de Juan Manuel de Rosas, que tenía como aliado a Manuel Oribe en Uruguay: intentó controlar las rentas del puerto de Buenos Aires, gobernar por pactos las provincias, y ganarse el apoyo de las clases subalternas.

Otro, el del también uruguayo Fructuoso Rivera, tuvo por objetivo centrar el comercio platense en el puerto de Montevideo, procurando extender el proyecto federal en dirección al sur del Brasil. Para alcanzar este objetivo, contaba el uruguayo con su aliado Bento Gonçalves, el dirigente más importante del movimiento republicano y federal riograndense entre 1835 y 1845. Sin embargo, Rivera fue también un caudillo unitario. Al igual que Rosas, se ganó el apoyo de los humildes y sometió a los indios.

Al conflicto que surgió del choque de ambos proyectos federales con los unitarios e imperiales de Argentina y Brasil, se sumó la presencia de intereses coloniales británicos y franceses dispuestos a abrir a cañonazos los puertos del Río de la Plata. El resultado fue la Guerra Grande de 1838-1851: al mismo tiempo guerra civil, guerra regional, y guerra internacional. Bento Gonçalves murió en 1847, Rosas fue derrotado en 1852; Rivera falleció en 1854, y Oribe en 1857.

Rosas fue una figura ambigua. La defensa de los intereses nacionales frente al colonialismo anglo-francés le dio un enorme prestigio internacional, y le atrajo las simpatías de una parte de la opinión pública uruguaya. Pero su gobierno autoritario, que impedía la libre manifestación de grupos de intereses e ideas, su negativa a negociar una Constitución federal, su política comercial librecambista, que beneficiaba a Buenos Aires y perjudicaba las manufacturas del interior, al tiempo que imponía una política aduanera que solo beneficiaba a Buenos Aires, le provocaron choques con las demás provincias argentinas y con Uruguay.

Artículo anterior. Artículo siguiente.