La imagen que la gente se hace del continente en el que vive dice mucho de su concepción del mundo y su identidad. En el siglo XIX, y sobre la fecha de la Independencia (1811), la imagen América empezó a ser representada tal como la conocemos, después haber pasado por todo tipo de mutaciones. A mediados del siglo XVIII, todavía se la veía distorsionada. Al principio, solo se distinguían algunas islas del Caribe. En la primera mitad del siglo XVI ya se veía aparecer con nitidez su fachada atlántica; en la segunda mitad del siglo XVI, la fachada del Pacífico y se confirma que se trata de un ''Nuevo Mundo''. Conforme América se iba explorando y poblando, se puede decir que se la iba descubriendo. Puede apreciarse esta evolución en la galería de imágenes.

La representación de América de los hermanos Colón

Es interesante ver cómo concebían América los hermanos Cristóbal y Bartolomé Colón. En la imagen que ilustra este artículo puede verse, arriba, un croquis hecho a mano de un mapa de Bartolomé Colón. El ''Mundo Novo'' aparece unido al continente asiático por medio de América Central. Otros mapas muestran a Centroamérica (Beragua) como una tira de tierra que surge de la India extra Ganges (Indochina) y que termina en América del Sur (tierra de Paria).

En la concepción de los hermanos Colón, América es una península de Asia. Es la ''India Terza'' o ''Cola del Dragón'' que se ve en los mapas de Martin Walseemüller (1506 y 1507) y de Martin Behaim, que es de 1492, pero anterior al regreso de Colón a España, que no se produce hasta 1493. Esta ''India Tercera'' contiene todo lujo de detalles de montañas, ríos y costas, y tiene una forma muy parecida a la de América del Sur. En el Globo de Behaim, ocupa todo un hemisferio. Colón murió convencido de que había llegado al continente asiático. Su idea de América coincidía con la de Behaim, que tuvo presente durante sus viajes.

La Escuela de cartógrafos de Lisboa

Este tipo de mapas aparecen ya unos años antes de 1492 y resurgen más tarde. Conocemos el de Germanus Martellus, que vivió y trabajó en Florencia entre 1480 y 1496. En 1484, elaboró un Insularium o guía de todas las islas conocidas en el mundo. Los mapas de Walseemüller y de Martin Behaim están elaborados siguiendo la concepción de Martellus de 1489-1490. A su vez, el mapa de Martellus refleja el grado de conocimiento científico alcanzado por la escuela florentino-portuguesa.

Martin Behaim llegó a Lisboa en 1484. Allí conoció a Josse van Hurter que era donatario de las Islas de Faial y Pico en las Azores. Behaim se casó con la hija de este, Joanna de Macedo; fue ascendido a caballero, y eso le permitió establecerse en Portugal, acceder a la Corte y ponerse en contacto con los cartógrafos de la Escuela de Lisboa. Cristóbal y Bartolomé Colón estuvieron en Lisboa por las mismas fechas. Parece que los mapas de Behaim y Martellus derivan de uno de Bartolomé Colón, de 1485. Ya vimos que en 1483, Cristóbal pudo participar en un predescubrimiento de América.

El paradigma cartográfico de Ptolomeo

El paradigma empleado por Martellus, Behaim y los hermanos Colón, proviene del de Ptolomeo. Para el antiguo geógrafo griego el Océano Índico tenía la apariencia del Mar Mediterráneo. Era un mar cerrado, abierto solamente en algunos estrechos. En el mapamundi de Ptolomeo, la India intra Gangem era una península entre los ríos Indo y Ganges, con la isla de Taprobana al sur. Más allá del Ganges, se extendía la India extra Gangem con el Quersoneso áureo al sur, que era una fusión de Indochina, Borneo, Java y Sumatra.

Luego de esta Segunda India, había un mar con su golfo, el Sinus Magnus, el Mar y Golfo de China. Del otro lado del Sinus Magnum se veía tierra, incluso una ciudad llamada Cattigara, pero por allí se terminaba el mundo. El mapa de Ptolomeo deriva de mapas griegos más antiguos, como el de Eratóstenes y el de Marino de Tiro. Parece que en el mapa de Marino de Tiro el Sinus Magnum era realmente Magnum: Cattigara estaba a 225 grados del Meridiano de Canarias o Islas Afortunadas. Ptolomeo consideró esta distancia exagerada y la redujo a 180 grados.

Este paradigma sufrió mutaciones a lo largo de la historia. En los mapas que los hermanos Colón realizaron después de 1492, América aparece como la ''India Tercera'' al otro lado del Sinus Magnum, más allá de la India extra Gangem. Si Colón hizo predescubrimientos en 1477 y 1483, estos debieron influir en la evolución de la cartografía antes de 1492, pero siempre dentro del esquema de Ptolomeo. Esto significaría que los predescubrimientos de Colón aparecen en los mapas de Martellus de 1489-1490 y de Behaim de 1492. Estos predescubrimientos explicarían por qué en el mapa de Cantino anterior a 1502, aparecen con nitidez Groenlandia, Brasil, Florida y las Antillas.

Los primeros en modificar el paradigma de Ptolomeo fueron los navegantes islámicos. En el mapa de Al Idrisi, que es de 1154, por primera vez se representa el Índico como un Océano abierto, aunque el sabio alarga exageradamente Sofala, en África, para no contradecir tanto a Ptolomeo. Este descubrimiento proviene de las exploraciones de árabes, hindúes y malayos por el índico. La idea es tomada por los europeos, como hace Fra Mauro en 1459, que además estaba influido por Marco Polo. En estos ejemplos no hay ''India Tercera'' sino una multitud de islas.

El paradigma cartográfico de Crates

El mapa de Juan de la Cosa, cartógrafo que viajó con Colón, sigue otro paradigma. Crates fue uno de los primeros geógrafos de la Grecia antigua que construyó un Globo Terráqueo. Estableció de manera intuitiva la existencia de cuatro masas continentales: Periecos, Ecumene, Antípodas y Antecos. Para de la Cosa, Norteamérica es Periecos y Suramérica, Antípodas.

Artículo anterior. Siguiente.