La sertralina es un antidepresivo que está indicado para el tratamiento de la depresión mayor, asociada o no a estados de ansiedad. Igualmente es útil en el tratamiento del trastorno obsesivo compulsivo, el trastorno del estrés postraumático, los ataques de pánico, la fobia social o el trastorno esquizoide de la personalidad.

Dosis de sertralina

La administración de sertralina es recomendable hacerla junto con los alimentos. Las dosis variarán en función de la edad, así como del trastorno que se trate:

  • Trastorno obsesivo compulsivo: En los adolescentes y adultos se administrará una dosis inicial de 50 mg. 1 vez al día, aunque para prevenir reacciones adversas se puede iniciar con 1 dosis de 25 mg. Las dosis pueden incrementarse gradualmente, en periodos no inferiores a una semana, hasta alcanzar una dosis máxima de 200 mg. al día. Cuando se trate de niños de edades comprendidas entre los 6 y los 12 años, se iniciará el tratamiento con 25 mg. al día, pudiéndose incrementar a 50 mg. al cabo de una semana, y pudiéndose alcanzar los 200 mg. al día si la tolerancia del paciente así lo permite.
  • Trastorno por estrés postraumático y fobia social: En el caso de los adultos se administrará una dosis inicial de 25 mg. al día que, al cabo de 1 semana, podrá aumentarse a 50 mg. Si fuera necesario incrementar más las dosis se continuaría haciendo a intervalos semanales hasta un máximo de 200 mg.
  • Eyaculación precoz; La sertralina está indicada también en problemas sexuales como la eyaculación precoz. En este caso la dosis será de 50 mg. por día.
La dosis de mantenimiento para todos los trastornos varía según la persona, pero se considera que en ningún caso es recomendable superar un máximo de 200 mg. al día.

Efectos secundarios de la sertralina

Los síntomas que pueden aparecer con mayor frecuencia son:

  • Somnolencia.
  • Mareos.
  • Cefaleas.
  • Insomnio.
  • Náuseas o vómitos.
  • Diarrea.
  • Problemas con la eyaculación.
De forma más ocasional puede aparecer otros efectos adversos como:

  • Agitación, ansiedad o nerviosismo.
  • Palpitaciones.
  • Anorexia.
  • Resfriado.
  • Dispepsia.
  • Mayor apetito.
  • Disminución de la libido o anorgasmia.
  • Flatulencia.
Y de una manera mucho más infrecuente pueden aparecer otros síntomas como:

  • Priapismo.
  • Sedación.
  • Vasodilatación.
  • Rubor.
  • Pesadez.
  • Hiperestesia.
  • Sequedad en la boca.
  • Dolor de espalda.
  • Hipertonía.
  • Alto índice de enzimas hepáticas.
  • Astenia.
  • Mialgia.
  • Malestar generalizado.
  • Dolor en el tórax.
  • Rinitis.

La sertralina en el embarazo y la lactancia

Los estudios que se han hecho con animales han demostrado que solo se producen algunas alteraciones en los fetos cuando se administran grandes dosis de sertralina. En mujeres embarazadas no se han efectuado estudios. Los datos que se disponen con relación a la lactancia indican que se excreta en la leche materna una cantidad mínima de sertralina. Por todo ello, la utilización de la sertralina solo está recomendada cuando los beneficios para la madre son claramente superiores al posible riesgo que puede entrañar para el feto.

Contraindicaciones de la sertralina

La primera de las contraindicaciones va dirigida a todos aquellos pacientes que muestran hipersensibilidad a este medicamento o cualquier de sus componentes. También está contraindicado en combinación con Disulfiram y los fármacos IMAO, incluso por un periodo de 14 posteriores al tratamiento con IMAO. Tampoco se recomienda su empleo para tratar casos de depresión en menores de 18 años ni el trastorno obsesivo compulsivo en menores de 6 años.

La sertralina no se debe administrar en pacientes con epilepsia inestable. Con pacientes con insuficiencia hepática deben administrarse dosis inferiores a las habituales y hacerlo con intervalos mayores. Respecto a aquellos pacientes con diabetes mellitus el tratamiento debe hacerse con especial precaución, ya que la sertralina puede afectar al control de la glucosa. Y por último también deben vigilarse aquellos pacientes que presenten anorexia nerviosa y, en general, todos aquellos cuya pérdida de peso constituya un riesgo.

No debe tomarse alcohol mientras dure el tratamiento con sertralina.

Podéis seguir mis artículos en Twitter.