En la era del diseño y la superficialidad, los medios de comunicación en ocasiones han transmitido explícitamente que “ser gay está de moda”. Aparentemente el gay es un nuevo espécimen posmoderno que combina colores, realiza arreglos florales y organiza eventos con la misma gracia y naturalidad con que las mariposas vuelan.

Estereotipos

El arco iris fue adoptado por las minorías sexuales de fines de los años setentas como símbolo de orgullo por lo que representa: la diversidad. Sin embargo, parece que los medios de comunicación quedaron encantados con el rosa.

Uno de los tantos estereotipos que sufren los hombres gay es el de la femineidad, reafirmando el preconcepto que supone sentir atracción hacia personas del mismo sexo, la invalidación del propio género. Es el caso que se ve cotidianamente en los programas de TV que “integran” columnistas abiertamente gays con el objetivo de hacer reír a las audiencias con su tonada afeminada y comentarios de doble sentido.

Cuando se transmite de modo constante y exhaustivo un mismo arquetipo queda claro el mensaje que se está transmitiendo. Pierre Bourdieu lo dijo en los setentas: violencia simbólica. Con esto el sociólogo francés se refería a una forma de violencia no física mediante la cual los sujetos dominantes imponen una concepción del mundo determinada y estipulan los roles sociales.

El sentido del humor quedó en otro artículo

Por más sano que sea tener un buen sentido del humor y exagerar ciertas actitudes o formas de ser, sucede que justamente la exageración es un recurso retórico propio del absurdo. ¿Por qué un homosexual debe extremar esto para ser visto?

Con el ánimo de mejorar la salud mental de la sociedad en que vivimos, resulta que es más sano retratar otras voces que desmitifiquen tantos prejuicios arraigados en los sectores más conservadores que representan un obstáculo tan grande en la lucha por los derechos GLBT (Gay, Lésbico, Bi y Trans).

Cierto que la visibilidad de las minorías sexuales en los medios de comunicación masiva es un paso gigante, pero sólo por la diversión de generar un debate mental, ¿qué es mejor? ¿que se muestren estos estereotipos o que no se muestre nada?

Detrás de la moda

Ser gay no implica combinar correctamente una corbata con el traje adecuado, incluye la conciencia de una vida sexual y emocional igual de profunda y complicada que la de los pares heterosexuales. Supone la conciencia adicional de la falta de igualdad legal y social en nuestros propios países. Significa repensar las relaciones con la familia, los amigos y hasta con los compañeros de trabajo.

Si se dice que ser gay está de moda porque a la tarde en un canal de aire hay un gay hablando de chismes del mundo del espectáculo u opinando que el azul es el nuevo rosa no significa que sea aceptado, sino que es usado. Hay una lista entera de temas trascendentales esperando ser abordados que se mantienen fuera del aire.

Entonces, teniendo esto en mente la tendencia no ha cambiado demasiado, lo que está de moda no es ser gay sino actuar según las expectativas de los otros. Es de esperar que tal como las hombreras en los ochentas esta tendencia no llegue a la próxima temporada.