Para todos los mexicanos, septiembre es el mes donde el nacionalismo fluye apasionadamente por su sangre mestiza. En septiembre no importa la situación económica, política o social del país, e incluso, los dolores de cabeza que producen las jornadas de trabajo, el tráfico o el vecino fastidioso. Los mexicanos se despegan de aquello que los enfrenta pues, al fin y al cabo, el punto en común es que en septiembre todos se sienten orgullosos de su origen, y el amor a su patria.

Septiembre, mes para recordar la Independencia de México

Por si fuera poco, los mexicanos tuvieron la fortuna de que dos de sus fiestas más importantes, la Independencia y la Revolución, las separó el destino exactamente con cien años de distancia, lo que  dio la oportunidad de que pudieran recordar ambos acontecimientos que determinaron lo que es México en la actualidad, una nación amante de su independencia y soberanía, en la búsqueda permanente de la democracia y la justicia social.

Los mexicanos están obligados a conocer su historia para explicar su presente y sustentar su futuro, por ello, las instituciones gubernamentales han enfocado importantes esfuerzos en difundir los acontecimientos más importantes de ambos movimientos históricos, adecuándolos a públicos específicos, desde la producción de material en dibujos animados para niños y jóvenes, hasta la repartición de compilaciones de la historia de México basadas en reconocidos académicos como el maestro Luis González y González.

Con este acceso a la información, muchos mexicanos se dieron cuenta que septiembre es un mes que va mucho más allá del movimiento armado de Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende y la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez, pues conmemoran también el fundamento constitucional que tienen en la actualidad.

Morelos y los "Sentimientos de la Nación"

México ha sido un país reconocido en todo el mundo por lo avanzado de su pensamiento legislativo, al grado de que, por ejemplo, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917 se considera adelantada a su tiempo y circunstancia histórica.

Esto se debe a que en el pasado existieron notables pensadores cuyo sentido de prospectiva les hizo mirar lo que podría ser el país después de los movimientos armados. Uno de ellos es, sin duda, el generalísimo José María Morelos y Pavón, que pasó de ser un sacerdote en su natal Michoacán a un estratega militar de fama internacional, admirado incluso por el emperador francés Napoleón Bonaparte, quien llegó a asegurar que con cinco generales como Morelos "podría conquistar el mundo".

No obstante, el pensamiento de Morelos iba mucho más allá de lo militar. También era un hombre de letras y pensamiento humanista, por lo que en 1813, en medio del conflicto armado, convocó al llamado Congreso de Chilpancingo, donde presentó el que quizás es el documento de mayor importancia en la historia constitucional de México: Los "Sentimientos de la Nación".

"Sentimientos de la Nación", la base del marco constitucional mexicano

En este escrito, el generalísimo planteaba las bases jurídicas de lo que fue la primera Constitución mexicana, un conjunto de declaraciones que traen los fundamentos para el establecimiento de un gobierno dividido en poderes, la igualdad ante la ley de todos los mexicanos, la justicia social y la defensa a la soberanía nacional ante las demás naciones del mundo.

Los "Sentimientos de la Nación" se convirtieron en la punta de lanza para que el Congreso de Chilpancingo comenzara los trabajos para la promulgación de la llamada Constitución de Apatzingán en 1814, que entre otras cosas, proclama la independencia de México, rechaza la monarquía y rescata del pensamiento de Morelos sobre los principios de soberanía nacional y el establecimiento de un sistema republicano de gobierno.

México es un país que ha forjado su destino no solo en los movimientos armados, sino también con la participación de hombres y mujeres que aportaron su pensamiento político. José María Morelos es claro ejemplo de que México es una nación forjada con sangre e ideas y eso es algo que se debe reconocer, valorar y conmemorar en este mes de septiembre.