A lo largo de la historia de los campeonatos mundiales ha habido grandes combinados nacionales pero unos pocos han dejado su impronta en las generaciones posteriores de futbolistas. Estos equipos han hecho un fútbol diferente, un fútbol que hasta entonces no se hacía, o por lo menos no de la misma forma.

Entre esas selecciones habría que citar los combinados de Brasil de 1958, 1970 y 1982; la selección de Alemania de 1974; la selección de Holanda de 1974 y la selección de España de 2010.

No todas ellas fueron campeonas del mundo, y sin embargo su huella permanece.

Equipos que convirtieron a Brasil en leyenda: 1958, 1970 y 1982

Brasil en 1958 se resarció del trauma del Mundial de 1950 donde no había podido obtener el título perdiendo la final frente a Uruguay. Varios fueron los factores de este triunfo; en primer lugar la aparición de dos figuras fulgurantes que marcarían la historia del fútbol brasileño, Pelé y Garrincha, junto a otras figuras ya existentes como Didí o Vavá. Un revolucionario sistema para aquella época como era el 4-3-3 y un conjunto muy bien ensamblado que se convirtió en una máquina de hacer fútbol.

En 1970 Brasil formaría uno de los equipos más recordados en la historia de este deporte. Junto a Pelé estaban Rivelino, Tostao, Jairzinho, Carlos Alberto o Gérson. Brasil se impuso con autoridad en este torneo mostrando un fútbol espectacular y derrotando a Italia en la final por 4-1. Asimismo obtuvo en propiedad el trofeo Jules Rimet por ganar el tercer mundial.

La selección brasileña de 1982 está considerada como uno de los mejores equipos que ha habido en toda la historia y pese a su calidad no fueron campeones.

Sócrates, Zico, Falcao, Eder, Cerezo, Junior o Leandro entre otros conformaron un grupo que practicó un fútbol de gran nivel. No obstante, serían eliminados por Italia en uno de los partidos más memorables de la historia del fútbol, en el que el 3-2 final a favor de los italianos truncaría las ilusiones de esta gran formación.

La Holanda de 1974 y el fútbol total

Rinus Michels fue el inventor del fútbol total y este invento lo plasmó en el Ajax y en la selección holandesa de Cruyff, Neeskens, Rep, Rensenbrik, Krol o Haan que en el Mundial del 74 sorprendió al mundo con un fútbol diferente.

El fútbol total se basa fundamentalmente en que todos los jugadores se hacen coberturas, de tal forma que cuando un jugador deja su posición ésta es ocupada inmediatamente por otro. Asimismo todos actúan como delanteros y como defensores según la situación.

Este tipo de fútbol requiere de jugadores de gran calidad porque deben poder desempeñar varias posiciones en el campo, pero a la vez se precisa una gran condición física ya que el jugador abarca un área mucho mayor en el terreno de juego.

Holanda reunía todos estos factores, y aun así no pudo obtener el campeonato ya que fue derrotada en la final frente a Alemania por 2-1.

Beckenbauer, Muller y la apisonadora alemana de 1974

En 1974 Alemania probablemente tenía el mejor equipo de su historia donde Maier, un portero excepcional, el mejor del mundo en el momento, Franz Beckenbauer el mejor defensor de la historia y Torpedo Muller uno de los más grandes goleadores de todos los tiempos, encabezaban una gran escuadra en la que también destacaban Vogts, Bonhof, Breitner, Hoenes,Overath o Swarzenbeck y que conquistaría el título frente a Holanda.

La selección alemana se encontraba un poco frustrada tras perder la final de 1966 y quedar semifinalista en el 70, y continuaba estando capitaneada por el Kaiser Beckenbauer, el hombre que inventó la posición de libero y que fue tres veces campeón de Europa con el Bayern Munich.

Esta selección había conquistado la Eurocopa en 1972 y se presentó al Mundial como favorita y anfitrión, e hizo cumplir los pronósticos venciendo en la final a la magnífica Holanda de Cruyff.

Alemania ha tenido grandes escuadras en los diferentes mundiales, pero sin duda la del 74 es la que ha dejado una mayor huella tanto entre los alemanes como en el resto de los aficionados del mundo.

España y el fútbol control se corona campeón en 2010

España, campeona de la Eurocopa en 2008, se proclamó campeona del mundo en 2010 en Sudáfrica sorprendiendo a todos con un estilo de juego diferente.

Su sistema se fundamenta en un juego defensivo de gran intensidad combinado con un juego ofensivo basado en la posesión de balón hasta abrir brecha en el rival. Este juego alcanza su mayor expresión cuando el conjunto logra combinar los pases con la velocidad, lo que produce la asfixia del equipo contrario que se ve forzado a correr detrás del balón.

España ha logrado desarrollar este juego gracias a las características de sus jugadores. Una sólida defensa con jugadores como Piqué, Pujol, Capdevila, Sergio Ramos, Marchena o Albiol; un centro del campo dirigido por dos de los mejores medios del mundo y posiblemente de la historia, como Xavi Hernández e Iniesta; un goleador con instinto asesino como es David Villa que ha sido durante muchos años máximo anotador del Valencia C.F. y de la selección, y para rematar el mejor arquero del mundo, Iker Casillas.

A los ya citados hay que unir nombres como Busquets, Xabi Alonso, Cesc, Mata, Llorente, Pedrito, Silva, Arbeloa, Navas o Reina.

Otras naciones que han destacado en los mundiales

Sin duda ha habido grandes selecciones a lo largo de la historia y naciones con gran tradición como Italia, Argentina, Inglaterra, Francia o Uruguay que fueron campeonas. Asimismo Dinamarca en los ochenta, Hungría en los cincuenta, Portugal en los sesenta o Polonia en los setenta nunca lo fueron pero deslumbraron con su juego y se les recuerda por ello.