Los Capricornio son los nativos del zodiaco que han nacido entre el 21 de diciembre y el 19 de enero.

Cómo llamar la atención de un Capricornio

No tienes que tener un físico despampanante o una inteligencia especial o chispa carismática. No tienes que hacer nada. Simplemente, tener dinero.

Entonces es cuando un Capricornio se acercará a ti. Con un ligero ademán conseguirán que te sientas atraídos por ellos, y es que tienen la habilidad, de que con un ligero vistazo, encontrar tu más recóndito punto débil. Y es que son muy hábiles en asuntos del “ligoteo”.

Al Capricornio los localizarás en entornos laborales y de estudios de masters de Economía y Administración de Empresas. Intercambia con él tu tarjeta de visita con tus apellidos “de guión de guión de” y al poco tiempo te llamará para concertar una cita.

También es muy efectivo encontrarles en convenciones o presentaciones de nuevos productos tecnológicos, aunque tengan que pasar una noche al raso durmiendo en un saco. Los Capricornio se mueren por presumir de gadgets informáticos y audiovisuales antes de que salgan a la venta al gran público.

Primeras citas con un Capricornio

Sitios serios y formales como cenas en restaurantes de reconocido y rancio prestigio. Si este viene de épocas pretéritas, mejor.

Recoger en casa a la cita conduciendo un buen coche, a la hora convenida. Quizás a las mujeres se les pueda permitir un cierto retraso, pero no por dejadez, sino por la mentalidad machista antigua de “lo bueno se hace esperar”.

Sexo con Capricornio

Aunque no esperes de un Capricornio que te rasgue la ropa con los dientes, sí son buenos amantes. El sexo es más de calidad que de cantidad. Por eso depende de la época vital en la que coincidas con un Capricornio.

No es lo mismo cuando están labrándose una carrera profesional. Los Capricornios tienen muy ambiciosas miras y no arruinarán sus oportunidades con aventuras sexuales que le resten prestigio.

Pareja Capricornio

En noviazgo o relación sentimental será lineal, con un fin claro, el compromiso duradero. Los Capricornios son muy formales y tradicionales e irán consumando todas las etapas del noviazgo; conocer a los padres, irles a colgar las cortinas a casa…

Pero el que sea lineal en los pasos sociales, no significa que la vida junto a un Capricornio está libre de sobresaltos. De hecho, para convivir con un Capricornio hay que tener una enorme capacidad de aguante, o simplemente que “te vaya la marcha”.

Por su culpa, tendrás problemas con el vecindario y con los compañeros del trabajo. El arduo trabajo de medrar supone, muchas veces, la ayuda de estrategias bajas como cotilleos, peloteos, zancadillas, desplantes… que generalmente producen sensaciones de violenta incomodidad en la personas.

Matrimonio Capricornio

Los Capricornio harán un matrimonio tradicional y para toda la vida. Rápidamente se pondrán a tener hijos para asegurar el apellido, y los vestirán con pantalones cortos, americanas y lazos para pasearlos por los parques en domingo.

Aprovecharán las comidas y cenas en la familia para cerrar tratos y negocios.

Pueden ser infieles. Pero no por lujuria, sino como oportunidad para trepar. Por eso no lo darán importancia, y te lo pueden decir así, como quien no quiere la cosa, al cabo de unos años. Nunca será personal.