Pilar Sordo, psicóloga chilena, asesora, columnista en medios escritos y portales de internet sorprende con su sencillez, practicidad y el abordaje extraordinario de temas cotidianos. Su obra “Viva la diferencia” fue best seller en Chile y reconocido internacionalmente.

"Lecciones de seducción", la obra más reciente de esta autora, es clara, inteligente, escrita para hombres y mujeres. A través de una lectura amena, con su estilo fresco y con humor es una experiencia nueva para entender la seducción cuando se está en pareja, cuándo se la busca y también para los que están solos.

¿Qué es la seducción?

En el mundo mediático, instantáneo y saturado de modelos, la seducción es sinónimos de cuerpos perfectos, delgados, senos de determinado tamaños, rostros sin arrugas y rellenos a libre demanda. La belleza y los parámetros de felicidad se reducen en lo externo, a nivel superficial y sobreerotización. Dice Pilar Sordo: “hemos cargado tanto peso sexual a la seducción que sólo parece estar unida al comportamiento erótico. Se nos olvida que en realidad está asociada con ese magnetismo particular que cada persona tiene”.

A través de todo el libro, la autora explica que la seducción es cuidado, es “magnetismo”, es el resultado de un proceso interno y una forma de vincularse con el mundo, con lo mejor que tiene cada persona, con lo propio.

Con cualquier cuerpo, forma peso o configuración se puede seducir, se puede comunicar, se puede actuar.

Cada mes una nueva lección

Comenzando en el verano, la autora propone en enero, la autoaceptación; en febrero conciliar la dualidad en las mujeres. Así en marzo “mirarse al espejo” y decidir qué cambios se debe hacer.

A lo largo de los meses que siguen, marzo abril y mayo, el proceso continúa. Desde el autoconocimiento para generar el cambio.

Siguen los meses y las nuevas propuestas invitan a aceptar la seducción como una actitud general frente a la de vida. Se irán sumando herramientas como autoestima, alma, ángel, fuerza. Siempre con voluntad y esfuerzo en un proceso activo y de compromiso a uno mismo.

Lencería, placer y más

La ropa interior, es un símbolo muy bien utilizado para referirse claramente a la relación que hay entre la lencería que se usa y el cuidado interno.

Esta experiencia la autora la vivió en Centroamérica, al observar cómo las mujeres guatemaltecas o colombianas usan y disfrutan conjuntos de lencería.

La lencería no implica lo sexual solamente, está relacionada al disfrute, al cuidado del cuerpo, a probar nuevas prendas y lucirlas bella.

La mayoría de las mujeres le dan poca importancia a la ropa interior y se compran en ocasiones especiales. Entonces hay en el libro, una invitación, por parte de la autora, a revisar el clóset y ello incluye la ropa interior para comenzar el proceso del cambio, del autoconocimiento y aceptación.

Fantasía y juego

“Una fantasía es una construcción mental, una imagen que representa algo que me encantaría realizar sola o acompañada y que genera placer con el solo hecho de evocarla”. En la obra se rescata el lado positivo de la fantasía, como ingrediente en el cambio, con fuerza desde el interior. Significa también validar las emociones, escucharse y permitirse.

Aparece en escena otra actividad, que los adultos se olvidan, jugar. El juego aporta alegría, diversión, es permitirse recrear al niño que se lleva adentro, ejercitar una parte dormida.

Esto es positivo y lleva a la seducción. Es otra tarea que Pilar propone, rescatando su valor y la importancia de usarlo en la intimidad.

Seducción en primera persona

Este libro es una oportunidad para redescubrir los talentos internos, como encontrar en lo simple, en lo cotidiano la seducción verdadera a través del crecimiento personal. Reflexiones, trabajo, un camino nuevo que conduce al bienestar.

Se puede desarrollar la seducción en lo privado, para después brindarla al otro y poder desplegarla en otros ámbitos como el familiar, laboral o profesional.

De manera eficaz, con esta guía, se parte del conocimiento y la autoestima para lograr seducirse a uno mismo, formar la pareja interna para luego relacionarse con el otro y simplemente dar lo mejor que se tiene, a través de una sonrisa o dulces palabras.