Las normas de Derecho Internacional en relación a la protección de menores tienen como principio fundamental la protección absoluta del interés del menor. Todas las legislaciones han interpretado y manifestado que el menor es el principal sujeto a proteger, y ello con preferencia ante cualquier otro que pudiera verse implicado en la misma relación, bien sean sus padres o tutores, terceras personas interesadas, e incluso, por encima de los intereses propios de la Administración del Estado.

¿Qué es el secuestro internacional de menores?

Cada vez con más frecuencia, el nuevo núcleo familiar del siglo XXI se ve caracterizado por un componente de extranjería, al ser los miembros de la familia nacionales de diferentes Estados. Por este motivo, numerosos países se han unido a la iniciativa de regular las consecuencias y efectos de la crisis familiar internacional, y en concreto, poniendo especial interés en las situaciones de secuestro internacional de menores.

Se puede definir el secuestro internacional de menores como la sustracción internacional de un menor, así como los casos de retención o no devolución del menor al lugar donde se encontraba residiendo de manera habitual. Es llevado a cabo generalmente en situaciones de crisis matrimoniales o ante la situación de disolución del vínculo matrimonial de dos ciudadanos que se encuentren residiendo en distintas naciones.

Supuestos habituales de secuestro internacional de menores

El caso más representativo de esta problemática es aquél en el que el progenitor que, no ostentando la custodia de un menor, aprovecha una de sus visitas para sustraer el menor de su país de residencia, con la intención de legalizar la situación del derecho a custodia en el país donde dicho progenitor se encuentra residiendo de manera habitual.

También se da esta problemática en los casos de custodia compartida de ambos progenitores, cuando uno de ellos, extrae al menor o los menores del país de residencia con intención de alejar e impedir que el otro progenitor pueda ejercer su derecho de custodia.

Pese a estos supuestos analizados, son muchas las posibles situaciones en las que los derechos e intereses de los menores pueden verse fuertemente perjudicados con motivo de una situación de crisis en el núcleo familiar, y por ello, numerosos Estados han tomado la iniciativa de poner freno a estas prácticas.

Convenio de la Haya de 1980, sobre sustracción internacional de menores

Este Convenio establece una estructura de cooperación internacional, así como una acción para el retorno inmediato del menor al su país de residencia habitual. Es importante tener en cuenta que dicho Convenio será de aplicación sólo en el caso de menores de 16 años, que a su vez, tengan su residencia habitual en un Estado adherido al Convenio, o que son trasladados a un Estado parte de éste.

Según establece este Convenio Internacional, si un menor de 16 años es trasladado de su residencia habitual a otro país, violando así un derecho de custodia atribuido a una persona o institución, normalmente a uno de sus progenitores, el menor debe regresar al Estado de residencia habitual, siendo competentes para decidir sobre los asuntos de custodia los tribunales de dicho Estado.

Convenio Europeo de Luxemburgo de 1980 en materia de custodia de menores

Este convenio permite que una sentencia dictada en un Estado parte, pueda ser reconocida y ejecutada en aquel Estado al que el menor haya sido trasladado ilícitamente. De este modo, el reconocimiento de decisiones judiciales en materia de custodia se garantiza con mayor rapidez entre los Estados adheridos, garantizando la ejecución de las decisiones en materia de custodia así como el restablecimiento de dicha custodia.

Normativa comunitaria contra el secuestro de menores

En cuando a la normativa comunitaria destaca el Reglamento 2201/2003, del Consejo de Europa relativo a la competencia, el reconocimiento y la ejecución de las resoluciones judiciales en materia matrimonial y de responsabilidad parental. A través de él, la Unión Europea ha reunido en un único instrumento jurídico las disposiciones relativas al divorcio y a la responsabilidad parental, regulando especialmente los derechos de visita transfronterizos y procurando dar solución al creciente problema de la sustracción de menores.

La aplicación de esta normativa será para aquellos ciudadanos comunitarios, así como también para nacionales de terceros países que tengan vínculos profundos con algún Estado miembro de la Unión.

¿Cómo solicitar la restitución del menor o la protección del derecho de visita?

Aquellas personas que se vean perjudicadas por alguna de las situaciones antes descritas deben tener en cuenta principalmente que el factor más importante para la restitución de los derechos de custodia o visita violados es el tiempo. En numerosas ocasiones, el progenitor que incumple las leyes puede aprovechar el paso del tiempo para alegar que el menor ha desarrollado un fuerte vínculo con el nuevo país de residencia, al que ha sido trasladado ilícitamente, y eso puede dificultar en gran medida la recuperación del derecho de custodia de los menores.

Se podrá solicitar la restitución de estos derechos siempre que el menor de encuentre en alguno de los países firmantes de los Convenios Internacionales citados, así como el Reglamento del Consejo de la Unión Europea.

Pese a que no es necesaria la presencia de abogado o procurador para iniciar el trámite, con frecuencia es conveniente ser asesorado por un profesional en Derecho Internacional.

Se tendrá que proceder a presentar un formulario o escrito en el que se explique, de forma clara, los hechos que generan la desprotección del menor, así como justificar los derechos que se solicitan. Esto puede llevarse a cabo adjuntando al escrito la decisión judicial en la que se atribuya la custodia del menor al solicitante o, en su caso, el derecho de visita violado. Del mismo modo, es conveniente aportar toda la documentación posible para demostrar la residencia habitual del menor en el país del progenitor solicitante.

En España, la solicitud habrá de dirigirse al Ministerio de Justicia, en concreto al Área de Cooperación Jurídica Internacional.

A través de las páginas oficiales del Consejo de Europa y de la Conferencia de la Haya, se puede acceder a una lista actualizada de los Estados que son parte de los Convenios señalados.