Es un mito decir que el deseo sexual de la mujer es menor al del hombre; puesto que está demostrado que las mujeres también tienen fantasías que desearían cumplir; sólo que para cumplirlas es necesario que lo hagan con un hombre que rompa los prejuicios sociales acerca de la pasión femenina y esté dispuesto a satisfacer a su pareja.

La mayoría de las mujeres que tienen actividad íntima, tienen una fantasía; ya sea una situación, una posición o en un lugar diferentes, pero muchas veces no las sacan a relucir porque la persona que tienen a su lado es de mente cerrada y probablemente rechazará la idea, con argumentos pobres y arcaicos.

Sin embargo hay mujeres que han roto los paradigmas y saben lo que desean respecto a su intimidad y también están con el hombre adecuado para ellas.

Sexualidad femenina

Para muchos hombres no es importante lo que piense la mujer al momento de pasión; esto en muchos casos ha conllevado a rupturas e infidelidades por parte de la mujer, puesto que la intimidad es una de las causas más comunes de divorcio.

Siempre la mujer desea que su hombre la complazca y lo más importante es llegar al tan ansiado orgasmo, para mujeres que lo han experimentado; ya que es la mejor sensación que sienten durante la relación y está demostrado que cuando no se llega a este éxtasis, se crea un ambiente de tensión y el nivel de insatisfacción aumenta exponencialmente.

Existe un porcentaje considerable de mujeres que recurren a la masturbación para generar placer, usualmente cuando no tienen una pareja o cuando su pareja no llena todas sus expectativas. Pensar que la masturbación femenina es mala es un total error, pues las mujeres también recurren a éste método con mucha frecuencia y es totalmente normal.

Es importante saber si la mujer es multiorgásmica o anorgásmica, esto será muy importante para la intimidad, ya que en caso de padecer de lo segundo, la ayuda profesional será de mucha utilidad.

También es necesario conocer el tiempo que la mujer lleva vida sexual activa, puesto que en la mayor parte de los casos, las mujeres llegan a tener un orgasmo a partir del año de haber empezado a tener relaciones sexuales.

Cosas a considerar en la intimidad

Las mujeres tienen una forma distinta de estimularse que los hombres y para el éxito en las relaciones sexuales es necesario considerar ciertos puntos.

  1. Dialogar con la ella para conocer cuál es su fantasía, por muy sucia que sea y tratar de cumplirla en la medida posible.
  2. No hay que satanizar las ideas sexuales de la mujer, porque esto mermará la confianza y las futuras relaciones serán fallidas.
  3. Todas no se estimulan en las mismas zonas, por eso es importante explorar todo el cuerpo femenino y notar cuáles son las zonas que más impacto tienen.
  4. Preguntar a menudo las preferencias, como el sexo oral o anal u otras posiciones y olvidar los ascos y los recatos, ya que para una intimidad exitosa la confianza es primordial.
  5. Tratar de hacer dinámico el momento, con juguetes o juegos donde se recrean escenarios o situaciones, esto avivará el momento.
  6. Nunca hay que intentar hacer algo que la ella no quiera, porque el respeto a las opiniones tiene que prevalecer. Si en un caso hay algo que es indispensable para el hombre, éste debe explicar sus razones sin enojos y sin imponerse, tratando de que ella acepte por convicción, más no por obligación.
  7. De vez en cuando es bueno dejar que ella lleve las riendas de la relación y se comporte como desee. Podría el hombre sorprenderse con las cosas nuevas que ella pueda implementar.
Ciertas opiniones femeninas acerca de sus parejas.

Muchas mujeres dicen no sentirse satisfechas con sus parejas, porque ellos son tradicionalistas y sólo buscan su propia satisfacción y lo que hace más penoso el caso, es que ellos ni siquiera tienen idea de que sus mujeres los consideran un fracaso.

Hay mujeres que se quejan que sus hombres sólo quieren ser complacidos, mientras que otras dicen que sus hombres intentan complacerlas, pero no lo logran porque no buscan hacer nada diferentes e incluso hay mujeres que fingen los acabar para que sus parejas no se sientan mal.

Es necesario que haya mucha comunicación acerca de la intimidad entre la pareja, ambos deben decirse lo que desean, lo que les gusta y también lo que les desagrada y no por quedar bien guardar cosas que después podrían desencadenar en un problema grave, que no tenga solución.