Algunas veces los seres humanos dudan de sus sueños y sus deseos, no los tienen claros, no saben qué están buscando o cuáles son sus necesidades. Siempre hay diversas excusas para evitarlos o no llevarlos a cabo o sienten miedo de tan sólo pensar en ellos, ¿por qué?

Los sueños y los deseos son...

  • Los sueños son proyectos que le dan sentido a la vida.
  • El deseo realizado es la motivación del ser humano para darse sentido a él mismo.
  • Un sueño realizable es la señal de madurez y de proyección para trazar el camino.
  • El deseo es tomar una decisión por elección, no por obligación.
  • El deseo y los sueños son la manera de relacionarse con la vida, de sentir plenitud y libertad para tomar decisiones.

¿Por qué no se realizan los deseos?

La siguiente clasificación son los argumentos más usados para no realizar los sueños y estos se adaptan a casi cualquier condición, situación, cultura, sexo o religión:

  1. La abnegación: cuando la persona no tiene tiempo para lo que realmente necesita, o desea. Desafortunadamente siempre se piensa en una obligación, antes que en algo que realmente se desea.
  2. La indecisión: se tienen muchos deseos y la persona se convence de que son contradictorios e incompatibles entre sí; tomando como alternativa el no pensar en ninguno para evitar la confusión.
  3. La fragilidad: los que evitan a toda costa la ilusión para evitar la desafortunada frustración.
  4. La desvalorización: se sostiene que el deseo es demasiado pretencioso y que otras personas merecen acceder a él mucho antes que a él mismo.
  5. El nihilismo: cuando las personas se complican en hablar de un verdadero deseo, simplemente no creen que exista.
Las excusas y justificaciones siempre estarán presentes en la vida de una persona, impidiendo que se anime o se decida a conectar su mente con lo que realmente desea. Además, es difícil que un ser humano se conecte realmente con sus sueños y deseos si no lo acostumbra hacer.

¿Cómo conectarse con las necesidades y los deseos?

  • Primero se tiene que tener claro lo que se desea y después concientizarlo.
  • En segundo, la persona se tiene que conectar con sus deseos, esto es necesario aunque sea para abandonarlos o cambiarlos por otros.
  • En tercero, se enfrentan los deseos y se reconocen como propios para conocer la verdadera esencia de cada uno de ellos.
  • En cuarto lugar, después de analizar, conectar y reconocer los deseos, es necesario construir un proyecto a partir de ellos, determinar un objetivo o una meta que sea realizable y se mantenga en la mente todos los días.
  • Por último, es necesario materializar el deseo con la acción; es decir, comenzar a organizar la acción para llegar a la motivación y así alcanzar la realización de lo más deseado.

Combatir los miedos para desear y soñar

La niñez es la etapa donde comienzan los sueños, las ilusiones y los deseos, depende de uno mismo que estos persistan hasta la etapa adulta. Esto quiere decir que los sueños y los deseos comienzan a surgir desde que una persona es pequeña para que, al momento de ser adulto, se tomen las decisiones necesarias para llevar a cabo lo anhelado. La idea de los sueños y deseos es romper barreras, atravesar los obstáculos que se presenten y llevar a cabo lo que uno se propone.

Lo más importante, menciona la psicoterapeuta gestáltica Julia Atanasopulo, "es tener en mente que nosotros somos quienes elegimos el camino para transitar en nuestra vida, llevando a cabo los objetivos y metas que nos hemos trazado, sin rendirse".