Ayer 24 por la tarde pudo constatarse que se había restablecido la señal de TV Pública de Paraguay, interrumpida por un corte eléctrico. Esto hizo posible que durante toda la noche y hasta la madrugada de hoy se pudiera seguir en vivo los acontecimientos que se estaban desarrollando en Asunción, donde miles de ciudadanos se concentraron en las calles que se cruzan en la esquina de Alberdi 633 para manifestarse a favor del ex-Presidente Lugo y reclamar el retorno del orden democrático.

La movilización se organizó siguiendo la metodología de la ''no violencia''

Desde distintos puntos de América del Sur pudo observarse que las calles estaban repletas. La ciudadanía las transformó en ágoras y foros de ejercicio de la democracia directa, constituyéndose en una auténtica asamblea a micrófono abierto y ''en defensa de la libertad de expresión''. El micrófono circuló de mano en mano y todos aquellos que lo solicitaron pudieron ejercer libremente su derecho al uso de la palabra.

Se expresaron oradores, cantantes, representantes de organizaciones políticas y sociales y hasta los niños. También habían concurrido al acto artistas y dirigentes de organizaciones sociales de otros países de América del Sur, que se definieron ''de nacionalidad latinoamericana'', como fue el caso de los estudiantes de Chile, que hicieron llegar un mensaje de Camila Vallejo. Los oradores se expresaron tanto en español como en guaraní, y citaron en apoyo de sus ideas a todos los autores latinos desde Ulpiano hasta Salvador Allende pasando por Cervantes y Rodríguez de Francia.

El acto tuvo la apariencia de una fiesta popular donde la gente reclamaba contra la destitución de Fernando Lugo, considerado el Presidente legítimo de Paraguay, mientras oradores y cantantes amenizaban el evento, que se prolongó durante horas de la tarde, la noche y la madrugada de hoy, 25 de junio. Los manifestantes acordaron regresar a las calles a las 17:00 horas de hoy, y mantener la ''vigilia democrática'' durante la madrugada. La gente también esperaba esta mañana la presencia de quienes consideran sus gobernantes legítimos, Fernando Lugo y sus Ministros, ''el gabinete de la Recuperación democrática''.

El derecho de resistencia a la opresión

Uno de los oradores de la asamblea ciudadana a micrófono abierto leyó los artículos 137 y 138 de la Constitución del Paraguay, que establecen que esta no puede ser desconocida mediante ninguna maniobra política y que en caso contrario, el pueblo puede ejercer el derecho de resistencia a la opresión contra los usurpadores, en defensa de la democracia:

''Artículo 137 - DE LA SUPREMACIA DE LA CONSTITUCION

La ley suprema de la República es la Constitución. Esta, los tratados, convenios y acuerdos internacionales aprobados y ratificados, las leyes dictadas por el Congreso y otras disposiciones jurídicas de inferior jerarquía, sancionadas en consecuencia, integran el derecho positivo nacional en el orden de prelación enunciado.

Quienquiera que intente cambiar dicho orden, al margen de los procedimientos previstos en esta Constitución, incurrirá en los delitos que se tipificarán y penarán en la ley. Esta Constitución no perderá su vigencia ni dejará de observarse por actos de fuerza o si fuera derogada por cualquier otro medio distinto del que ella dispone.

Carecen de validez todas las disposiciones o actos de autoridad opuestos a lo establecido en esta Constitución.

''Artículo 138 - DE LA VALIDEZ DEL ORDEN JURIDICO

Se autoriza a los ciudadanos a resistir a dichos usurpadores, por todos los medios a su alcance. En la hipótesis de que esa persona o grupo de personas, invocando cualquier principio o representación contraria a esta constitución, detenten el poder público, sus actos se declaren nulos y sin ningún valor, no vinculantes y, por lo mismo, el pueblo en ejercicio de su derecho de resistencia a la opresión, queda dispensado de su cumplimiento [...]''.

Los actos ilegítimos en la destitución de Lugo

El Parlamento paraguayo se amparó en un recurso constitucional, el juicio político al Presidente, pero la forma como se sustanció ese juicio político estuvo plagada de irregularidades. En primer lugar se desconocieron principios democráticos que son el abc de cualquier sistema democrático, como las garantías del debido proceso. Lugo fue destituido mediante un juicio sumarísimo, cuestionado por todos los organismos regionales, como el MERCOSUR, la UNASUR y la OEA, que en total duró no más de cinco horas, y donde los senadores que hicieron de fiscales presentaron sus acusaciones en apenas media hora y según ellos ''sin necesidad de pruebas''.

En segundo lugar, esta maniobra impidió que se investigaran a fondo los gravísimos hechos conocidos como ''masacre de Curuguaty'' en la que perdieron la vida 6 policías y 11 campesinos ''sintierra'' durante un tiroteo en una finca perteneciente a un ex-senador colorado. Paraguay es uno de los países más pobres, corruptos y desiguales del mundo, donde el 2% de los propietarios concentra el 85% de la propiedad de la tierra mientras muchos dirigentes campesinos han sido asesinados impunemente. Bajo el gobierno de Lugo el PBI de Paraguay aumentó un 14,5% y estaba en marcho un proceso de transformaciones que hubiera permitido revertir esta situación social de injusticia.

Por último, se está desconociendo el principio democrático de que la soberanía radica en la nación y esta la ejerce a través de sus representantes, pero de ninguna manera estos son sus propietarios, de manera que en caso de dudas, es necesario consultar nuevamente al pueblo. Si fuera de otra forma, cualquier maniobra política permitiría desconocer un pronunciamiento popular y acumular poder en una minoría. Es evidente que oligarquía y democracia son sistemas contrapuestos, como ya afirmaba Pericles en el siglo V a. C. El ''golpe de Estado parlamentario'' representa un desconocimiento del principio de equilibrio de poderes del Estado. Ningún país latinoamericano apoya el procedimiento. El hecho consumado por 39 senadores es peligroso porque sienta un mal precedente en la historia democrática de América Latina y del mundo.

Artículo anterior. Artículo relacionado. Artículo siguiente.