Blanca Thiebaut y Montserrat Serra, cooperantes de la organización Médicos sin Fronteras, se encontraban trabajando en el campo de refugiados de Ifo en la ciudad keniata de Dadaab, cercana a la frontera con Somalia. El pasado 13 de octubre ambas viajaban en un vehículo que fue asaltado a tiros por un grupo armado. Thiebaut y Serra fueron apresadas y, desde entonces, nadie ha reivindicado la autoría del secuestro y no se sabe si se encuentran bien.

Podría ser obra del grupo islamista Al Shabab

Aunque no hay confirmación oficial, todas las sospechas apuntan a que pudo ser el grupo islamista radical Al Shabab el responsable del secuestro. Al menos así lo afirmaron las autoridades de Kenia en las horas posteriores a la desaparición de las dos cooperantes. Al Shabab es un grupo fundamentalista somalí vinculado a Al Qaeda que opera en la zona y que nunca reivindica sus secuestros. Sin embargo, en esta ocasión, la formación emitió un comunicado en el que se desvinculaba completamente de la acción.

Y aunque en un primer momento ni el gobierno español ni el keniata dieron credibilidad al comunicado, cada vez cobra más fuerza la teoría de que Blanca y Montserrat podrían estar en manos de alguno de los grupos organizados de bandidos sin ideología alguna y que simplemente esperan obtener un rescate por la liberación de los secuestrados.

Más secuestrados españoles

Sea obra de uno u otro grupo, lo cierto es que ha pasado un mes y no se tiene ninguna noticia de las dos cooperantes de Médicos sin Fronteras. Tampoco se sabe nada de Enric Gonyalons y Ainhoa Fernández de Rincón, secuestrados diez días después en un campo de refugiados saharaui, situado cerca de Tinduf en Argelia, donde ambos trabajaban como voluntarios. Junto a ellos también fue secuestrada la cooperante italiana Rosella Urru.

En este caso, parece que la autoría de los hechos sí se atribuye a un grupo terrorista vinculado a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) y que, según parece, en breve harán públicas sus reivindicaciones para acordar la liberación de los secuestrados. Durante el asalto parece que resultó herido el cooperante mallorquín Enric Gonyalons, pero un testigo ha declarado que sus heridas no debían de ser graves ya que vio que era capaz de andar cuando se lo llevaron.

Según se ha podido saber, AQMI tiene retenidos a los tres cooperantes en alguna zona del norte de Mali.

La Ministra de Exteriores pide discreción y prudencia

El pasado 31 de octubre, la Ministra de Defensa, Carme Chacón, afirmó con rotundidad que todos los secuestrados se encuentran con vida, según la información aportada a su Ministerio por la inteligencia española. Por su parte, la Ministra de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Trinidad Jiménez, mantiene una postura de discreción y prudencia con el fin de no entorpecer las acciones que se están llevando a cabo para conseguir la liberación de los cooperantes.

El Ministerio de Trinidad Jiménez asegura que mantiene informados en todo momento tanto a las organizaciones afectadas como a los familiares de los cooperantes, quienes también han decidido guradar silencio para no entorpecer las gestiones de la embajada.

Más de 50 cooperantes españoles han sido secuestrados

Con los últimos secuestros, ya son 55 los cooperantes españoles que, en los últimos 15 años, han sido secuestrados mientras realizaban labores humanitarias en alguna parte del mundo. De la Organización no Gubernamental (ONG) Médicos sin Fronteras ya son cinco los miembros que han sufrido un secuestro. Además de las dos españolas que permanecen retenidas, en 1998 fue secuestrado un cooperante en Colombia y otros dos fueron retenidos en la región somalí de Puntlandia. Todos ellos fueron liberados sanos y salvos.