Arnold Schwarzenegger después de haber declarado su intención de volver al cine unos meses atrás y renunciar a su cargo como gobernador de California hace tan solo unos días, confiesa intempestivamente a su esposa y al mundo en general, tener un hijo fuera del matrimonio con una ex-empleada, con quien se supone sostuvo una relación por más de 10 años.

La supuesta mujer con quien Schwarzenegger tuvo una larga relación mientras permanecía casado aún con María Sriver, fue identificada como Mildred Patricia Baena nacida en Guatemala, según lo afirma el medio TMZ. Y según otros medios como ‘Los Angeles Times’ Mildred fue la empleada doméstica de la casa de los Schwarzenegger por aproximadamente 20 años, cargo del cual renunció a principios de este año.

Extraña confesión después de tantos años

Justamente después de haber renunciado a su cargo como Gobernador de California, Arnold Schwarzenegger decide confesarle a su esposa acerca de su infidelidad y la existencia de su hijo como él mismo afirmó a los medios: "Tras dejar la oficina del Gobernador hablé a mi esposa de este evento que ocurrió hace más de una década",

Y añadió: “Entiendo y merezco los sentimientos de furia y decepción entre mis amigos y familia. No hay excusas y asumo toda la responsabilidad por el dolor que he causado. Le he pedido perdón a Maria, mis niños y mi familia. De verdad lo siento", y agregó finalmente: "Le pido a los medios que respeten a mi esposa e hijos durante este momento extremadamente difícil. Aunque merezco su atención y crítica, mi familia no".

Su esposa por su parte declaró lo siguiente: “Este es un momento doloroso y desgarrador. Y añadió: “Como madre, mi preocupación es por mis hijos. Pido compasión, respeto y privacidad mientras mis hijos y yo tratamos de reconstruir nuestras vidas y curar las heridas”.

La confesión de Schwarzenegger: ¿escándalo o publicidad?

Según los entendidos en la materia Schwarzenegger ya no tiene futuro como político y después de haber anunciado su regreso al cine muchos dicen que lo que busca con este escándalo, es publicidad como lo afirma textualmente Amy Tunick, experta en mercadotecnia:

“El escándalo ocurre en un momento en que el ex Gobernador de California busca resucitar su carrera como actor. Y un amorío tipo hecho para el cine es precisamente lo que se necesita para hacer que las personas hablen sobre una estrella de acción envejeciendo. La historia es lasciva y lo lleva de vuelta al centro de atención. Casi lo convierte en un símbolo sexual", apunta Tunick y agrega:

"En general, las personas son propensas a perdonar. Él siempre ha tenido esa reputación de mujeriego. Por triste que sea, no creo que esto lo afecte negativamente. Creo que la gente se concentrará más en su actuación".

Si bien es cierto que este escándalo podría ser un problema si quisiera una reelección como Gobernador o la búsqueda de cualquier otro cargo político, no es así para el reinicio de su carrera actoral pues por el contrario, lo pone en la mira de todos dándole de algún modo una entrada triunfal con mucha publicidad a su favor, después de su larga ausencia por la pantalla grande.