La mayoría la conocemos como Carrie Bradshaw, aquella columnista que nos hablaba de sexo en su columna de una publicación neoyorkina. Sí, el papel protagonista de la mítica serie Sexo en Nueva York, acompañará a Sarah Jessica Parker durante toda su carrera. Pero desde que se clausurase la sexta temporada de una de las series más amadas por los televidentes, ha sido mucho lo que ha crecido la actividad profesional de la actriz.

La historia de una mujer renacentista

Sarah, además de saber andar como nadie sobre los taconazos de sus Manolos, es referencia por sus originales estilismos pero además es una voraz empresaria. Esa chica rubia, bajita, delgada y de mirada azul, ha financiado gran parte de los capítulos de Sex and the city y ahora se atreve con el género de moda de la pequeña pantalla: el reality show.

Se trata esta de la primera inversión que realiza con la productora que acaba de crear bajo el nombre de Pretty Matches.

Criada en Cincinnati, Sarah comenzó como bailarina alcanzando papeles como el de protagonista en Annie, el famoso musical de Broadway. A los 19 años ya estaba actuando en Footloose con Kevin Bacon y un gran éxito de taquilla. Sin embargo, ni el cine ni el teatro supusieron una revolución de la magnitud de Sexo en Nueva York, que la encumbró como icono del glamour y referencia de la mujer actual.

En breve llegará a nuestras pantallas la segunda entrega cinematográfica de la serie.

Para participar lo primero, es pintar

El primer requisito para participar en Work of Art: The Next Great Artist es ser pintor. El nuevo reality, que según desvela Daily Express, debutará el próximo 9 de junio en Estados Unidos, busca talentos a los que premiar con la posibilidad de exponer en el Museo de Brooklyn de Nueva York, además de un premio de 100 mil dólares.

Cada semana, sus 14 participantes presentarán sus creatividades para meterse al jurado en el bolsillo y pasar a la siguiente fase.

Un formato que se reinventa

Desde que el ya longevo Gran Hermano inaugurase el género, el formato se ha reinventado en muy diversas, originales y a veces descalebradas apuestas. Los realities han ocupado horas y horas de televisión, de escándalos y han concentrado a sus protagonistas en un sinfín de lugares.

Cárceles, internados, academias de baile, academias de canto, islas desiertas, casas de época, un búnker, China... cualquier lugar es bueno para grabar un reality, pero no todos han conquistado las audiencias. Recientemente, Vertele nos informa de la buena acogida de Gran Cambio, el programa sobre cambios de imagen que ha estrenado en su access prime time la televisión gallega.