Sarah Jessica Parker, convertida en todo un icono de moda gracias a su papel de Carrie Bradshaw en la popular serie de televisión “Sexo en Nueva York”, comentó el pasado 16 de febrero al periódico LA Times que sueña y cree posible que se realice una tercera película de la franquicia, pese a las deficientes críticas e índice de taquilla que tuvo la segunda parte de las andanzas de las cuatro exitosas mujeres de la Gran Manzana y su día a día.

“Me encantaría volver”

La actriz aseguró que su personaje aún tiene mucho que contar y afirma que ella y Michael Patrick King, director y guionista de las dos películas anteriores, podrían ponerse de acuerdo en preparar el tercer film, aunque no han especificado cuándo empezaría la producción. Según declaró Parker para el LA Times: “Puedo asegurar que hay una tercera historia y sé que Michael lo haría muy bien. Pero quizás ahora no, tal vez dentro de cinco años, quién sabe”.

La posible precuela

Mucho se ha dicho de que “Sexo en Nueva York 3” podría ser una precuela basada en el último libro de Candace Bushnell, creadora de “Sexo en Nueva York”, que tiene por título “Los Diarios de Carrie”, en el que se relata la adolescencia de Bradshaw y los años de juventud de la misma en Manhattan. Sarah Jessica Parker cree que este nuevo enfoque para la franquicia no sería el más adecuado, ya que según sus propias declaraciones “sería como contar dos historias diferentes”.

Las chicas quieren volver

Sarah Jessica Parker no ha sido la única protagonista de la serie que se ha pronunciado sobre la posibilidad de una tercera entrega. Kristin Davis, que interpreta a la dulce y enamoradiza Charlotte York Goldenblatt, declaró en la revista inglesa Metro el pasado mes de noviembre que “todos deseamos volver, solo queda saber cómo podemos hacer evolucionar a los personajes”. Esta noticia se diferencia mucho de las declaraciones que Davis dio al mismo diario en julio de 2010, en la que temía que no hubiera una tercera parte dado el fracaso de recaudación de “Sexo en Nueva York 2” en taquilla.

Desastre de crítica y mala taquilla

Con un presupuesto de 100 millones de dólares, el film solo consiguió recaudar en Estados Unidos 95.000.000 $, mientras que la primera película con 65.000.000 $ de financiación consiguió la pasmosa cantidad de 152 millones de dólares solo en el mismo país. No solo estas cifran hacen difícil la posibilidad de una tercera entrega. Las críticas tampoco resultan alentadores para los fanáticos de la saga, ya que se ha calificado a la película como “una de las peores del año 2010” y ha recibido 3 premios Razzie (los también llamados “Anti-Oscar”), en las categorías de “Peor Actriz” (galardón que comparten las cuatro protagonistas), “Peor Equipo en Pantalla” (que ha ido a parar a todo el reparto del film) y “Peor Remake del año”.

Como crear un mal producto de una buena materia prima

Pese a las decepciones de crítica obtenidas por las dos películas, no hay que olvidar el éxito que tuvo la serie de televisión “Sexo en Nueva York”, no solo en Estados Unidos, sino a escala global. El programa se mantuvo durante ocho temporadas desde 1998 hasta 2004, obteniendo 7 premios Emmys y 8 Globos de Oro, entre los que se encuentran el de “Mejor Serie Cómica” y “Mejor Actriz Principal”.

Quizás esta nueva y muy posible última entrega de la saga haga honor a la serie original y consiga devolver la frescura, el descaro y la chispa que caracterizó a este fenómeno de masas durante 8 años. Aún falta por descubrir que tienen que decir las otras dos actrices restantes del elenco protagónico, Cynthia Nixon, que acaba de ser madre, y Kim Catrall, pero si las declaraciones de Kristin Davis son correctas, estarían encantadas de volver.