Santo Tomás Apiplhuasco es una localidad del municipio de Tepetlaoxtoc, para llegar se toma la carretera México – Calpulapan y se sigue por la desviación a Apipilhuasco. Tiene una serie de vistas en que se puede admirar sus hermosos paisajes de la sierra.

El pueblo de Apipilhuasco fue fundado desde la época prehispánica como muestran los códices de la región, su glifo es un acueducto, que concuerda con lo que significa su topónimo, que quiere decir en el acueducto. Cuando llegaron los españoles su gobernante se llamaba Temi.

Los dominicos y Apipilhuasco

Apipilhuasco fue evangelizado desde Tepetlaoxtoc por los frailes dominicos, por lo que dejaron su influencia en el santo patrono y su fiesta que se celebra el 7 de marzo. Su iglesia conserva una hermosa torre del siglo XVIII con cupulín de estilo ruso. En Apipilhuasco se venera a los tres Tomases: santo Tomás de Aquino, patrón titular, uno de los grandes santos dominicos y doctor de la Iglesia; santo Tomás Apóstol y santo Tomás de Villanueva, agustino que enviara los primeros frailes de su orden a México.

Santo Tomás de Aquino lleva el hábito blanco y negro, de la Orden de Santo Domingo, su escapulario debe ser de color blanco, ya que era fraile de coro. Su birrete en la cabeza representa su grado de doctor y sus conocimientos filosóficos. La Iglesia con el libro simbolizan su papel de doctor de la Iglesia y sus símbolos distintivos son el ángel y el sol, el primero por ser nombrado como el Doctor Angélico y el segundo porque sus conocimientos han alumbrado a toda la humanidad.

En la cúpula del templo de Apipilhuasco existe una preciosa pintura, en la que se representa a santo Tomás de Aquino, haciendo oración, hincado y con las manos entrelazadas; de su pecho pende un rosario como lo acostumbraban llevar los frailes novohispanos. Sobre su cabeza baja la luz de la sabiduría y a su alrededor unos ángeles sostienen un libro y otro sostiene una iglesia, en señal de la importancia que ha tenido el dominico en la sistematización del pensamiento cristiano.

Deseos de separación de Apipilhuasco en la época novohispana

La comunidad de Apipilhuasco quiso separarse de Tepetlaoxtoc en el siglo XVIII, debido a que no estuvieron de acuerdo con las disposiciones del cuarto concilio mexicano de 1771 y con la actitud de fray Salvador de Villafaña, quien fue quien le tocó poner en marcha las disposiciones, como que ya no se confesara en náhuatl y que las autoridades indígenas tenían que forzosamente hablar castellano, por lo que se enfrentó con los tlatoque de Apipilhuasco. El virrey don Antonio de Bucareli y Ursúa determinó, el 17 de febrero de 1777, que Apipilhuasco se convirtiera en una república de indios independiente de Tepetlaoxtoc, es importante hacer énfasis que así se llama esta institución política, de la cual surgieron muchos de los ayuntamientos y municipios de México.

Uno de los argumentos fundamentales era que cumplía con los requisitos previstos por la ley: los habitantes pagaban de tributo 141 pesos al año, había más de 40 niños sin que se hubiera dado epidemia reciente, sus caseríos eran de piedra, la circunferencia del pueblo tenía una legua y se encontraba a media de San Juan Totolapan. Otra razón a favor del pueblo fue que la distancia entre la cabecera y Apipilhuasco era de dos leguas, ya que al tener a sus autoridades cerca se alcanzaría una mejor policía, como lo ordenaba el cuarto concilio mexicano. En el mismo año de 1777 se efectuó la secularización de Tepetlaoxtoc.

En el siglo XIX se reintegró Apipilhuasco a Tepetlaoxtoc y desde entonces sigue formando parte del municipio, pero hace falta integrarlo por medio de transporte directo con la cabecera y crear una identidad municipal, porque a la fecha sólo existen identidades regionales. Uno de los grandes retos que tiene el municipio de Tepetlaoxtoc es lograr articular sus microrregiones para lograr una identidad municipal, que permita trabajar por el bien común. El transporte jugará un papel clave para incrementar las relaciones entre las diferentes microrregiones, que generalmente tienen más contacto con la ciudad de Texcoco de Mora que con la Villa de Tepetlaoxtoc de Hidalgo. El turismo se puede convertir en una opción para el desarrollo económico de la localidad.