"Sangre Fresca" propone otra vuelta de tuerca al mito del vampiro con una original premisa: los no-muertos han decidido salir de la clandestinidad e integrarse en la sociedad cambiado su dieta clásica de yugular por la ingesta de Tru Blood, una bebida hecha de sangre artificial inventada por unos científicos japoneses.

Tras este comienzo que bien podría ser un chiste, "Sangre Fresca" narra la historia de amor entre Sookie Stackhouse (Anna Paquin), una camarera telépata capaz de leer los pensamientos de todos los que la rodean, y Bill Compton (Stephen Moyer), un vampiro solitario que busca retirarse a su Luisiana natal tras una larga existencia llena de excesos.

Por si todo esto no fuera suficiente, en Bon Temps, el pueblo en el que desarrolla la trama, conviven paletos, fanáticos religiosos, amantes de las armas, traficantes de droga, asesinos en serie y toda clase de criaturas sobrenaturales que se dedicarán a interponerse entre la pareja protagonista.

Salvando las distancias, podría afirmarse que "Sangre Fresca" es una especie de mezcla para adultos de "Crepúsculo" y "Buffy Cazavampiros" en la que no existe ningún tipo de reparos en mostrar explícitamente escenas de sexo o violencia extrema.

Los padres de la criatura

"Sangre Fresca" es una adaptación, más o menos libre, de una saga de libros al estilo de "Las Crónicas Vampíricas" de Anne Rice o las novelas de Stephanie Meyer como "Crepúsculo", dos series que también han sido convertidas en exitosas películas.

El creador de "Sangre Fresca" es Alan Ball ganador de un Óscar por el guión original de "American Beauty" y responsable de "A dos metros bajo tierra", una de las series más negras y brillantes de la televisión que narraba la historia de una familia disfuncional al frente de una funeraria.

El toque de Ball es palpable en "Sangre Fresca", ya que además de mostrar los dilemas de los vampiros que desean conservar su forma de vida original y los que se pliegan a la nueva política de integración, Ball introduce temas recurrentes en su filmografía como la abierta homosexualidad de sus personajes, el consumo de drogas, el racismo y la religiosidad exacerbada.

La producción de la serie recae en HBO, una cadena de televisión de pago de EEUU responsable de series y miniseries como "Deadwood", "Roma", o "Los Soprano".

En los últimos años la crisis de creatividad y originalidad que azota el cine comercial de Hollywood y la televisión ha propiciado que HBO se convierta en un remanso de contenidos de calidad e independencia, ya que al no depender de publicidad o modas, pueden permitirse apostar por productos originales.

"Sangre Fresca" se emite en España en Canal+ y Cuatro y consta de dos temporadas de 12 episodios cada una.