Sandra Bullock ha sido fotografiada en California, por primera vez desde el escándalo desatado por la infidelidad de su marido, asunto que han aireado hasta la saciedad los medios de comunicación, sobre todo los de Estados Unidos. La actriz –que triunfa sobre todo en el terreno de la comedia romántica– no llevaba ya su anillo de boda. Cuando la retrataron, se tomaba un café, y estaba ataviada con un sombrero y una bufanda.

Bullock se ha mudado al norte de California tras abandonar la casa que compartía en Los Ángeles con Jesse James. Esto sucedía después de que el 15 de marzo saltara la noticia de que su marido había mantenido un idilio con Michelle McGee, una modelo de tatuaje.

Centro de tratamiento

Poco después de ser abandonado por Sandra Bullock, Jesse James se registraba en un centro de tratamiento, para superar "cuestiones personales", según comentó su representante. Se dice que se está recuperando de su adicción al sexo.

Recientemente se ha sabido que el FBI investiga una denuncia sobre un presunto intento de asesinato de Sandra Bullock. Al parecer, Michelle McGee, la amante de Jesse James, ha contratado un sicario para asesinar a la popular protagonista de "Mientras dormías" y "Miss agente especial".

Se desconoce quién es el denunciante que ha dado pie a las pesquisas del FBI, pero el esposo de la propia Michelle McGee ha declarado que recibió una llamada de un hombre de Missouri. Éste aseguraba que McGee quería asesinar a Bullock.

Sandra Bullock debe devolver el Razzie

La actriz no para de acaparar la atención de los periodistas. La organización de los premios Razzie le ha pedido que devuelva el galardón que este año le otorgaron, por ser la peor actriz del año, por la película "Loca obsesión". Bullock tuvo el suficiente sentido del humor para ir a recogerlo, el día antes de recibir el Oscar por "The Blind Side".

Según los organizadores de la gala de los Razzie, la actriz se llevó el Razzie original, un diseño que cuesta miles de dólares, en lugar de una de las copias, más baratas, que se les entregan a los ganadores. "Estamos preparados para tomar el paso sin precedentes de pedir a un ganador que devuelva el Razzie", explica Joseph Wilson, uno de los organizadores de los Razzie.

Un error curioso

Los ganadores suben al escenario y reciben el Razzie original, hecho a mano, en forma de frambuesa, pero después se llevan a casa una copia barata que cuesta unos 2 dólares. Por un descuido, Sandra Bullock se fue con el trofeo que no era. Aunque ya se habían dado cuenta del error, los organizadores no han contactado con ella para explicárselo hasta ahora, por respeto hacia ella, debido a los últimos acontecimientos por los que ha pasado.

"Es una mujer encantadora y nos entristece que alguien con tan buen corazón esté pasando por un mal momento", comenta Joseph Wilson. "No estoy seguro de que sea la peor actriz del año. ¿Alguien ha visto a Megan Fox en "Transformers 2"?", ha declarado.