Se acerca el día de los enamorados y los más románticos probablemente ya están pensando ideas para celebrar San Valentín. Son muchos los que deciden hacer una escapada en tan tierna ocasión. Para ellos existen infinitas opciones que seguro les garantizarán momentos inolvidables en pareja. Una de ellas es visitar alguno de los hoteles con encanto o casas rurales que hay en Cantabria.

La villa de las tres mentiras

A 35 kilómetros de Santander se encuentra Santillana del Mar, la villa de las tres mentiras. Recibe este nombre debido a que ni es santa, ni es llana, ni tiene mar. En esta localidad repleta de lugares históricos, está la hostería Miguel Ángel, ideal para pasar un fin de semana romántico. Se trata de un edificio pequeño e íntimo y principalmente de madera, lo que da una calidez especial a sus habitaciones. Su precio ronda los 40 euros la noche.

En primera línea de playa

En la península de Isla, a 6 kilómetros de Noja, está el hotel Campomar, frente a la playa de La Arena. Este establecimiento cuenta con piscina, pista de pádel y jardines. Desde las terrazas de sus habitaciones se pueden contemplar los atardeceres en el mar y pasar momentos muy especiales en pareja. El precio de unos 50 euros por noche.

Un lugar para relajarse

El hotel Villapasiega es el lugar ideal para descansar con la pareja. Situado a 16 kilómetros de Santander y con la playa a 10 kilómetros, este hotel es famoso por su spa. Es muy cómodo ya que se accede a la zona de relax directamente desde la habitación, con el albornoz puesto. Además, algunas de sus habitaciones cuentan con jacuzzi. Por unos 70 euros se garantiza una noche relajada, ideal para compartir con esa persona especial.

Frente a un acantilado

Sobre un acantilado en la Playa de Portio, en Liencres, está el hotel La Venta del Mar. A 16 kilómetros de Santander se puede disfrutar de una noche única escuchando las olas del mar. Las habitaciones tienen terraza, desde la que se puede contemplar el mar o salir al jardín. Pasar la noche en este hotel cuesta aproximadamente 80 euros.

La tranquilidad de las montañas

Entre las montañas del valle de Cabuérniga, a 60 kilómetros de Santander se encuentra la posada El Roblón de Cabuérniga. Es un lugar pequeño, construido con piedra, ladrillo y madera, perfecto para perderse en un fin de semana romántico. Cada una de sus habitaciones tiene el nombre de un personaje mitológico de la tierra. Así mismo, están decoradas de una forma rústica, lo que permite al huésped imaginarse en otra época. Es el sitio ideal para visitar en pareja. Pasar la noche en esta posada cuesta aproximadamente 60 euros.

Para príncipes y princesas

Para aquellos que les gusten los cuentos de príncipes y princesas existe el lugar perfecto. Está en Suances, a 31 kilómetros de Santander, sobre el acantilado de la playa de Los Locos. En este privilegiado enclave se sitúa el hotel El Castillo, un auténtico castillo de piedra del siglo XIX. Poder ver el mar desde la cama en compañía de la pareja es una experiencia única que brinda este hotel, por unos 50 euros. Un lugar muy especial donde poder celebrar San Valentín.