San Francisco tiene una larga historia de la evolución de los movimientos sociales. De hecho, la población local inmediatamente aceptó la tendencias más progresistas en los movimientos sociales surgidos en diferentes décadas del siglo XX.

Durante los años 50, en la mítica ciudad californiana, surgió la denominada Generación Beat como expresión de rechazo a los valores reinantes en la sociedad norteamericana. Se trataba del primer gran movimiento cultural que daría a luz San Francisco en las décadas posteriores y que se considera de algún modo precursor de los siguientes.

El movimiento, encabezado por una serie de autores como Allen Ginsberg, Jack Kerouac,William S. Burroughs o Charles Bukowsky,se caracterizaba por el uso de las drogas y la libertad sexual, junto a la atracción por las culturas orientales, gustos que después heredaría el movimiento hippie.

El “flower power”

Los hippies tuvieron su origen a mediados de la década de los sesenta, contra la intervención bélica de Estados Unidos en Vietnam. Al grito de “haz el amor y no la guerra”, conmovieron a la sociedad conservadora americana.

Drogas como la marihuana o el LSD se pusieron de moda entre la juventud del país como medida de evasión y transgresión de la realidad, así como también la revolución sexual.

La ideología se extendió a lo largo de todo el país y tuvo su punto culminante en 1969 con el mítico concierto de Woodstock celebrado en la granja de Max Yasgur en el estado de Nueva York. Pero el centro neurálgico del movimiento se ubicó en el barrio de Haight-Ashbury de San Francisco.

Una de sus características era su pasión por el medio ambiente, tanto que al movimiento se le identificó con nombres florales tales como “los hijos de las flores” o el “flower power”.

La lucha por el medio ambiente

Precisamente, la "conservación de la naturaleza", bajo sus diferentes formas, había sido el origen del movimiento ecologista en los Estados Unidos, gracias a organizaciones tales como el Sierra Club (fundado en San Francisco en 1891 por John Muir), Audubon Society o la Wilderness Society.

En la década de los años ochenta, diversas organizaciones ecologistas formaron una alianza conocida como el Grupo de los Diez para la conservación de la vida natural.

Permanentemente intrincados, los movimientos surgidos en la costa oeste de Estados Unidos no dejaron de sucederse.

Los derechos de la comunidad gay

A finales de los años sesenta, tras el apogeo de los hippies, una de las zonas más conocidas de San Francisco, el valle de Eureka, vio nacer el movimiento en pro de los derechos de los homosexuales. Concretamente, en la intersección de las calles Market y Castro.

La zona, plagada de casas victorianas venidas a menos, había visto llegar a jóvenes hippies dispuestos a comprar a precio de saldo. A su vez, un gran número de homosexuales expulsados del ejército americano, se quedaban en uno de los puertos más grandes del país, para no tener que volver a casa y sufrir el rechazo de sus familias conservadoras.

Poco a poco el barrio gay de la ciudad creció y con él, el llamado movimiento gay con el político Harvey Milk a la cabeza.

El asesinato de Harvey Milk

Milk se convirtió en el primer hombre abiertamente homosexual en ser elegido para un cargo público en los EE.UU., miembro de la Junta de Supervisores de San Francisco en 1977.

A los 38 años, cuando sólo llevaba 11 meses en su cargo de concejal fue asesinado por Dan White, un político resentido que acabó con su vida con los disparos de un rifle desde las ventanas del Ayuntamiento de la ciudad. Milk, se convirtió en un mártir de la lucha por las libertades de los homosexuales.

Paradójicamente, California perdió la cabeza de la carrera en pro de los derechos de los homosexuales. Ahora, en 2010, parece ver la luz al final del túnel con la sentencia de la Corte Suprema de California que anula una ley que impedía el matrimonio de parejas homosexuales, la cual ha sido calificada de inconstitucional.