Probablemente lo que más duele de una infidelidad es no haberse dado cuenta de la misma. El sentirse traicionado no es tan grande como el saber que se ha sido víctima de una mentira atroz por parte de una de las personas más importantes en su vida. La sensación de haber sido violada en su confianza y convertirse (no necesariamente, pero así se siente) en el hazmerreír de alguien más, es lo que vuelve intolerable una infidelidad.

Motivos del hombre y la mujer infiel

Los hombres y las mujeres son distintos a la hora de ser infieles, los motivan diferentes cosas y la manera en que reaccionan ante una situación de este tipo cambia entre uno y otro.

Los varones por ejemplo, son movidos en la gran mayoría de los casos (no en todos), por el sexo. Es este el motivo principal de una "cana al aire", de los esposos o novios, mientras que la mujer es motivada a esta decisión por inclinaciones más románticas (aunque no siempre).

Hay que recordar que una mujer deja que algo extraño entre a su cuerpo cada vez que tiene una relación sexual, es decir, se convierte en la parte vulnerable, por lo que es mucho más selectiva a la hora de elegir a quién le permite realizar este acto de intrusión en lo más íntimo de ella, mientras que el hombre es quien invade el espacio de la otra persona, lo que lleva una carga psicológica de poder y que es, inconscientemente, buscada por el varón, por lo que es más proclive a tomar las oportunidades sin mucha discriminación.

Asimismo, a la hora de disimular ante la pareja que algo está ocurriendo, ambas partes se comportan de manera distinta.

Señales en el hombre infiel

Pese a que no es una regla, ante la presencia de una infidelidad, el hombre puede:

  • Mostrar mal humor cuando está con su pareja o cuando llega a casa se siente incómodo y busca una excusa para estar solo o salir de ahí.
  • Los compromisos de trabajo, en particular por la noche, aumentan significativamente, o el horario se extiende como nunca antes y llega tarde.
  • Cuida celosamente su celular cuando antes podía dejarlo sobre la mesa o el buró sin ningún problema. También recibe o manda mensajes misteriosos.
  • Se arregla mejor que antes, se rasura, usa loción y se compra ropa nueva.
  • Suele entregar regalos a su pareja de manera sorpresiva y en abundancia para poco después ignorarla por mucho tiempo.
  • Muchos hombres suelen acudir a la crítica de la pareja para justificarse interiormente de que están haciendo lo correcto al estar con una persona que les da lo que su esposa o novia no puede o le falta.
  • Se pone nervioso o evade el tema al ser cuestionado de sus actitudes sospechosas.

Señales en la mujer infiel

Como dijimos antes, estas conductas no son una regla pero son bastante recurrentes.

  • Se esmera en su arreglo. Por lo general se inclina por comprar ropa más juvenil o atrevida.
  • Al contrario del hombre, la mujer puede enamorarse en una infidelidad con más facilidad, por lo que intenta estar más enfurruñada con el esposo o novio para ocultar que está feliz.
  • Cuida sus partes íntimas (pubis, axilas, piernas), las depila y protege con más esmero que antes.
  • De repente su celular está apagado o en silencio cuando se encuentra el esposo o novio presente, o evita hacer y recibir llamadas de manera abierta.
  • Habla más con una amiga en particular que tiempo atrás. La mujer necesita una confidente, el hombre no.
  • Cero sexo con el esposo o el novio y cuando se ve forzada a ello, no hay una respuesta apasionada.
  • Le encuentra graves defectos a la pareja y si no, los inventa para convencerse íntimamente de que hace lo correcto.
Para finalizar, recuerde que no hay que sacar conclusiones anticipadas, incluso si algunas de estas señales aparecen. Pero si usted está convencida(o) de que ha detectado una infidelidad en su pareja, lo más recomendable y sano es enfrentar a la persona y hablarlo. De lo contrario, se volverá un atado de nervios, estrés y dolor, lo cual solo irá en detrimento de su salud física, mental y emocional. Y, en efecto, es muy doloroso pasar por un trance así, pero recuerde que usted es el ser más valioso del mundo y debe evaluar si vale la pena estar con alguien que no lo cree así.