Ambos submarinos están ya enclavados. Empieza un proceso de igualación de presiones en el interior de la escotilla de evacuación, cuando la presión está nivelada se inicia el achique de agua mediante bombas hasta que tras 40 minutos vemos que solo queda una pequeña capa que cubre la escotilla del “Alrosa”.

Asi con toda el agua achicada el especialista de la US NAVY Joel Rivera golpea la escotilla con una gran llave inglesa, tres golpes, en unos instantes se oyen tres golpes de respuesta y la escotilla se abre. Se desata el júbilo cuando el capitán Anton Zaitsev aparece saludando por la escotilla, es la primera vez en la historia que un submarino americano de rescate se adapta a un sumergible ruso.

En el "Alrosa"

El primero en abordar el buque ruso es el comandante Todd Romney de la US NAVY como oficial americano de mayor graduación, los saludos a capitán y tripulantes siguen con intercambio de regalos y fotos de marineros rusos y americanos, los estadounidenses entregan como obsequio su bandera y una placa conmemorativa y los rusos la bandera de su flota.

La visita se circunscribe a la cámara de torpedos, la tecnología que se muestra es poco novedosa y tiene un aspecto más arcaico que el sumergible americano. Pero con todo, la visita sale bien y el capitán Zaitsev y su segundo abordan a su vez el “Falcon” y reciben una explicación del submarino de rescate, de haber sido una emergencia real habrían sido evacuados a razón de 18 en 18 hasta abandonar el submarino siniestrado.

Tras las despedidas se vuelve a abordar el “Falcon”.

Emersión

La maniobra de desatraque es más rápida y facil que el acoplamiento y las escotillas son cerradas y aseguradas sistemáticamente, cerradas las escotillas se inundan los compartimentos estancos, las presiones se igualan; finalmente el SRDS “Falcon” se desprende del “Alrosa” y se dirige a superficiea a la que llega tras un ascenso de 15 minutos, la grúa recupera el sumergible y lo posa sobre el “Shotting Star”. Asegurado se abren las escotillas y se abandona el sumergible.

Las bromas empiezan a florecer como: -“Nos habeis engañado, en realidad no nos hemos movido del barco y lo que habeís hecho es poner una piscina con un decorado debajo”.

El comandante Ronmey responde: -”¡Vaya! Qué listos sóis. Lo habéis averiguado”.

Análisis del rescate

Cerrado el ejercicio “Bold Monarch” es el momento de sacar conclusiones.

El uso de medios multinacionales en un rescate submarino necesita de la voluntad política de la nación propietaria del submarino accidentado.

La tragedia del “Kursk” y la impotencia de una nación que se suponía una superpotencia para rescatar a los accidentados, demostró que es imprescindible la cooperación internacional para acometer un rescate de submarinos con éxito, dado que el triunfo que supuso el rescate del AS-28 se debió a una verdadera cooperación internacional aportando cada cual lo suyo en su campo.

Con la tecnología actual solo se puede intentar un rescate a 600 metros máximo de profundidad.

El tiempo es vital y cuanto antes se dé la alarma de que existe un submarino en dificultades, DISSUB, más posibilidades de éxito tendrá el rescate. 43 Naciones en el mundo disponen de arma submarina con un total de 400 buques, los más Estados Unidos, con 75 y Rusia con 50.

El problema del DISSUB puede tener multiples facetas desde falta de oxígeno, problemas en máquinas, vías de agua, problema médico, de suministros, salidas bloqueadas por escombros, contaminación química o radiactiva, estrés en los tripulantes, etc. Por ello debe dictaminarse cuál es el método más adecuado de rescate según la circunstancia.

Esto lleva a una especialización de buques y personal así que los navios participantes se encargan de distintas disciplinas especializadas: buceadores, buque hospital, dirección, buque de rescate, minisubmarinos, etcétera.

Variedades de rescate submarino

En todo el mundo solo existen 13 submarinos de rescate, así una vez dada la alarma es necesario ser capaz de ponerles en operaciones en seis horas y transportarlos a cualquier lugar del mundo es un máximo de 36 horas. El AS-28 fue rescatado a 24 horas de que sus tripulantes agotaran sus reservas de oxígeno.

El rescate de un submarino no tiene que incluir la evacuación de la tripulación en primera instancia, se puede suministrar a la tripulación mediante contenedores herméticos, insuflar aire al submarino y reflotarlo o ventilar y reciclar el aire del submarino y mantener con vida y suministrada a la tripulación hasta que se decida cuál es la mejor solución.

Las operaciones de rescate tienen su proceso y su tiempo de ejecución y es el acople del submarino de rescate con el DISSUB la operación más complicada y difícil de la operación y de hecho la que depende del rescate y evacuación de supervivientes.

Debido a la capacidad de los submarinos de rescate esta evacuación deberá repetirse varias veces hasta completarse con todos los riesgos que conlleva cada vez.

El hecho que un submarino estadounidense se acople a un navío ruso supone un hecho histórico que contribuye a liquidar la Guerra Fría y manifiesta que el trabajo conjunto entre EEUU y Rusia es perfectamente factible.

Ya de por sí esto solo justificaría toda la operación.