Ahora bien, la mayoría de los ciudadanos, no son conocedores con exactitud de lo que significa productividad, sobre todo en el ámbito económico.

Hay muchas definiciones de productividad, casi una por economista, pero en líneas generales, todos vienen en coincidir que la productividad es la relación entre lo producido (ya sean bienes o servicios), y los recursos utilizados (costes de producción), para obtener dicha producción. P = p/Cp.

Como es una división, quiere esto decir que, si mantenemos constante o con pequeños crecimientos lo producido (p), para que la productividad aumente (P), el divisor tiene que disminuir (Cp).

Función de producción de Cobb-Douglas

En economía, la función Cobb-Douglas es una forma de función de producción, ampliamente usada para representar las relaciones entre un producto y las variaciones de los insumos tecnología, trabajo y capital.

Esta función de producción presenta la forma Q = ATαKβ.

Dónde:

  • Q = producción total (el valor monetario de todos los bienes producidos durante un año)
  • T = trabajo
  • K = capital
  • A = factor total de productividad
α y β son las elasticidades producto del trabajo y el capital, respectivamente. Estos valores son constantes determinadas por la tecnología disponible.

De la citada función, se deduce que la productividad también depende de la elasticidad del capital y que la tecnología se mantenga constante, cosa bastante dudosa en los tiempos que corren.

Los costes de producción

También denominados insumos de producción, y que son: costes financieros, materiales, energía, gastos de distribución y comercialización, y como no, costes salariales.

Por tanto, la productividad no depende en exclusiva de los costes salariales, en todo caso, habría que analizar los sectores económicos donde el factor trabajo es más intensivo, y por tanto tendría más incidencia los salarios sobre la productividad.

La definición y lo definido

Regla gramatical primordial: lo definido no puede entrar en la definición. Entonces, como es posible ligar el crecimiento de los salarios a la productividad, si la productividad en sí misma, depende de los salarios, entre otros factores de producción.

La productividad

Entonces, para qué queremos que el coste unitario de producción sea bajo (es decir que la productividad sea alta). Porque ese coste en las economías emergentes es más bajo, y es más bajo, ya que el coste del resto de los factores tiene un precio similar a los nuestros y lo que es muchísimo más bajo, es el coste salarial.

Paradojas de la productividad

Como ahora, el precio del petróleo está al alza, la productividad de las economías emergentes empieza a disminuir, y sin margen de maniobra, ya no pueden bajar más los salarios.

Si disminuyen los salarios, la demanda agregada disminuirá, y por tanto se producirá menos a una tasa de disminución mayor que la disminución de los salarios, por tanto, seguirá habiendo una tasa de productividad baja y más bajarán los salarios.

Adicionalmente, se produce otro efecto colateral, si disminuyen los salarios, también disminuyen los ingresos fiscales.

También se pueden disminuir los costes salariales, bajando la aportación a la Seguridad Social, de forma generalizada, y no por segmentos, como se hace ahora.

Productividad marginal

La productividad marginal hace referencia al aumento de la producción, que se consigue a través de añadir una unidad adicional de alguno de los factores productivos. Alternativamente, se define la productividad marginal como la tasa de variación del producto total cuando sufre variaciones en la cantidad del factor variable.

A lo mejor está aquí la solución, en las viejas recetas keynesianas. Se debe analizar todos los factores productivos en conjunto, y no dar por sentado que todos los factores permanecen constantes a lo largo del tiempo, y el único factor productivo sobre el que se tiene que actuar son los costes salariales, aunque estos sean los más fáciles de reducir (relativamente), que los otros.