La energía se define como la fuerza que permite realizar un trabajo, movimientos, acciones, entre otros y cada rama científica tiene su propia definición para la misma.

En la rama de la física, la energía está definida como un recurso natural e inclusive la capacidad de extraerla y transformarla está dentro de este concepto.

Entonces de acuerdo a estas definiciones, la energía puede ser vista como la base de la vida, pues sin esta no podría haber movimiento y por ende no podría existir vida.

El Feng Shui, originario de China es el estudio que toma el concepto de energía o chi, que es el aliento vital que tienen todos los seres vivos, incluso la energía que tienen las formas naturales como montañas, ríos y estructuras construidas por el ser humano.

La idea principal es que las buenas y las malas energías son el resultado del comportamiento humano, del entorno donde se desempeña y de las cosas y hábitos que posea.

Las buenas energías

Las buenas energías son atraídas mediante las buenas prácticas y comportamiento de las personas, los lugares armónicos, libres de excesiva carga física y de suciedad.

Estas energías según se dice en el feng shui son capaces de traer felicidad a las personas, salud, fortuna, alegría, buena suerte y alejan las desgracias y la mala fortuna; puesto que son irradiadas de personas de buenos sentimientos y de lugares sanos.

Las malas energías

Las malas energías son provenientes de malas prácticas como peleas, maldiciones, envidia, suciedad, violencia, entre otros y traen consigo tristeza, odio, enemistad, enfermedad y mala suerte; crean pesadez en el ambiente de los hogares y suelen estar en medios donde hay exceso de cosas, suciedad, personas con la salud delicada y personas violentas, perversas o crueles.

Las malas energías son capaces de traer mucho daño a quienes estén expuestos a ella. Una persona puede sufrir varias desgracias cuando hay malas energías albergadas en su hogar o lugar de trabajo. Por ejemplo podría ser víctima de asaltos, accidentes, mala racha en los negocios, mala salud, fuertes peleas con los miembros del hogar, fallecimiento inexplicable de las mascotas, entre otros.

Liberarse de las malas energías

Es necesario realizar limpiezas dentro del hogar y del lugar de trabajo, pero para esto no es necesario contratar a especialistas que cobrarán sumas considerables; se puede hacer su propia limpia y tener un hogar lleno de buenas energías.

Existen varias cosas que su pueden hacer para librarse de esas energías dañinas.

  1. Mantener limpio el hogar y el lugar de trabajo
  2. Deshacerse del exceso de cosas, solo tener las cosas que sean de utilidad
  3. Procurar no tener tantas cosas viejas, pues es el lugar donde las malas energías se concentran
  4. Mantener ventilado el sitio y procurar que siempre haya claridad, por lo que las cortinas abiertas son una opción
  5. Poner inciensos por todas partes, esto ayuda a sacar esas energías indeseables gracias a sus agradables olores y su poder espiritual
  6. En el caso de discusiones procurar no maldecir, insultar o recurrir a los golpes
  7. Darse baños aromáticos. Esto no es brujería, sino que el aroma va de la mano con lo positivo.
  8. Mantener el orden sobre todas las cosas
  9. En caso de tener una persona con la salud quebrantada, es necesario tener un especial orden y limpieza en su habitación y colocar inciensos; ya que una persona delicada está propensa a deprimirse y esto atrae la enfermedad y podrían existir más afectados.
  10. Las mascotas son innatos detectores de malas energías; por lo que si se nota actitudes extrañas como agresividad, tristeza o rechazo a permanecer en un sitio hay que optar por las medidas anteriormente mencionadas con mucha insistencia, puesto que hay energías más difíciles de sacar que otras
Hay que tener en cuenta siempre que la energía puede ser la base del éxito de las personas, pero cuando es de mala proveniencia puede transformarse en la causa de todas las desgracias que les suceden en sus vidas.