A estas horas todos nos hemos hecho eco ya de las noticias que nos aseguran que la compañía que más viajeros transporta en España, Ryanair, ha sufrido pequeños accidentes aéreos que ponen en riesgo la seguridad de los viajeros y es que en este país parece que las noticias suceden por modas: los incendios van de la mano, al igual que los problemas aéreos. Desde los últimos meses la compañía irlandesa ha sido objeto de varias acusaciones.

Ryanair tiene algo que decir

La compañía irlandesa ha publicado en la portada de su página web la carta que el presidente de la compañía Michael O'Leary ha dirigido a la ministra de Fomento, Ana Pastor. Esta carta está disponible aquí en inglés si alguien quiere conocer la información de primera mano y no quiere dejarse manipular por los medios.

En ella, el presidente de la compañía aérea asegura que cumplen las medidas de seguridad que les imponen desde Europa y que AENA está totalmente al corriente de ello. Es consciente de que a mayor cantidad de vuelos más riesgo existe de que algo falle, pero es un riesgo que la compañía que más viajeros transporta en toda España debe correr. Asegura que compañías como Iberia, con un número similar de viajes también sufre este tipo de problemas y la única diferencia con ellos es que la prensa española, en concreto O'Leary acusa al periódico El Mundo, no airea estos incidentes.

A esta carta se adjunta además un listado proporcionado por The Aviaton Herald sobre los imprevistos o dificultades sucedidos en aviones durante las últimas semanas e Iberia lidera parte de los más arriesgados.

¿Fomento tiene algún motivo especial para boicotear a Ryanair?

El presidente de la compañía aérea irlandesa tan sólo pregunta cuál es el motivo que les ha llevado a difundir noticias falsas y por qué se han filtrado los errores de Ryanair y no los de cualquier otra compañía.

Asimismo, pide Michael O'Leary que no se les llame “empresa extranjera” pues como muchas otras compañías que operan en España son europeos.

Ryanair no dice abiertamente que Fomento lo esté boicoteando, tan sólo pide razones para saber por qué ellos sí y otra compañía no.

Podríamos ser realmente maquiavélicos y creer que es una estrategia para que los españoles, los europeos que más viajamos con Ryanair, empecemos a comprar billetes de compañías nacionales. Nada queremos acusar desde aquí a Fomento, tan sólo les invitamos a que busquen la información en las fuentes originales y desconfíen un poco de los periódicos. Periódicos que por cierto a penas se han hecho eco de la defensa de Ryanair, tan sólo lo ha hecho el periódico Público.