"Todo en un solo lugar", así se define turísticamente al estado Táchira y es por ello que sus paisajes enamoran a propios y extraños. Verdes e inmensas montañas, gente cálida e inconfundible diversidad gastronómica, propia de los Andes venezolanos, representan la más destacable expresión y gozo de quienes visitan sus tesoros bien preservados.

La Ruta de la Montaña, definida así por la Corporación Tachirense de Turismo (Cotatur), ofrece a los visitantes una experiencia relajante, reconfortante y única. Acompañada de bajas temperaturas, neblina en casi todo su recorrido y una gran diversidad de especies arbóreas autóctonas, animales y aves que engalanan la tranquilidad de la que se goza al pasar por sus parajes dignos de disfrutar al máximo.

El fervor religioso se respira en Michelena

A poco más de una hora de San Cristóbal, capital del estado y tomando la vía Panamericana se encuentra Michelena, conocida como el "Corazón del Táchira". Esta tradicional población brinda a los turistas la oportunidad de disfrutar de las actividades religiosas, sin olvidar el sentimiento patriótico y nacionalista, que aguarda entre sus construcciones antiguas.

El visitante puede recrear la historia y exaltación de la memoria del Libertador Simón Bolívar en la Casa Natal del general Marcos Pérez Jiménez, presidente de la República desde 1952 hasta 1958 y en la que actualmente funciona la sede de la Sociedad Bolivariana del Municipio Michelena.

Quienes ingresan a Michelena son recibidos por la enorme e imponente estatua erigida en honor al ilustre y oriundo general. Esta obra, de grandes proporciones, fue realizada por un escultor de este pueblo, quien quiso reflejar con ella la vida y obra de este personaje, además de lograr despertar el interés de quienes deciden detenerse a contemplarla.

Recorriendo este rinconcito tachirense se puede constatar la amabilidad de su gente, el sentido de pertenencia y el fervor religioso que se manifiesta todos los días en la Iglesia San Juan Nepomuceno, llena de feligreses que acuden al templo a elevar sus súplicas al Todopoderoso. Entre las expresiones religiosas se destacan las de la Semana Santa, donde lo central para los habitantes es la procesión por las calles de El Santo Sepulcro, representando la crucifixión y muerte del Hijo de Dios.

Impresionantes paisajes a lo largo de 36 kilómetros

Desde Michelena, tomando la vía que conduce al Páramo El Zumbador, se puede disfrutar del Corredor Turístico de las Rosas. Con sus 36 kilómetros de recorrido, excelente vía y verdes árboles cobijándola a cada lado, ha sido una iniciativa de los habitantes de la zona. Destacan en el camino las aldeas de La Curva, Los Hornos, La Montaña, El Picacho, El Peñón o Boca de Monte.

El paseo está compuesto por 14 “trojas” o casitas de madera acondicionadas para la venta de comida, dulces, bebidas típicas y artesanías propias del municipio. Todas relacionadas con las rosas, las cuales en grandes cultivos, engalanan el trayecto y dan al visitante una panorámica inolvidable.

A lo largo del recorrido, los turistas pueden disfrutar de excelentes opciones de alojamiento. Las posadas que se disponen a lo largo de este corredor turístico cuentan con confortables habitaciones, excelente atención, suculenta gastronomía e inigualables vistas a los verdes de las montañas que rodean el lugar. Son dignas de mencionar las posadas Montaña Alta y La Estancia de Bolívar.

Bebidas con sabor a rosas en Boca de Monte

Levantada sobre los 2.420 m.s.n.m. y a 21 kilómetros de Michelena, la aldea de Boca de Monte forma parte del Corredor Turístico de las Rosas, con un clima frío de montaña que oscila entre los 7 y 10º C, constituye un tierra de mágicas historias, mitos y leyendas, cruces de caminos de antaño y calles empedradas.

Envuelta en la neblina que cobija los paisajes, resguardada por bellas montañas y adornada con casas típicas de barro, ladrillos y techos de teja, se confunde con el encanto de sus flores multicolores y ofrece a propios y extraños el lugar ideal para la recreación y el esparcimiento.

En Boca de Monte destacan las actividades religiosas propias de la Semana Mayor, pues durante esta época, los habitantes, en compañía de los visitantes, organizan y disfrutan del Viacrucis. En diciembre la temperatura baja aún más, de manera que resulta un excelente destino para disfrutar de la época más alegre del año.

También pueden visitar los atractivos El Picacho, El Pozo del Indio, La Laguna Encantada, la Pared del Amor y Los Pinos. Mientras que los insuperables "calentados" -licor típico y artesanal- de hierbas aromáticas, de frutas y de pétalos de rosas, los dulces típicos y la comida propia de la zona, se cuentan entre los deleites que el turista no puede dejar de disfrutar, y las obras de arte, hechas en madera, tejido y arcilla, no deben faltar a la hora de escoger un obsequio para llevar.

Prepare su mochila y disfrute, no hay excusas

No hay excusas para no disfrutar de los atractivos que ofrece el cuarto destino turístico en Venezuela. La Ruta de la Montaña se alza como uno de los mejores del estado Táchira, por lo que sea en Michelena, con sus vestigios del pasado patriótico y el fervor religioso de sus habitantes o en el Corredor Turístico de las Rosas y Boca de Monte, con sus imponentes paisajes, ricos dulces, bebidas típicas y excelente clima de páramo, el visitante vivirá una experiencia difícil de olvidar.