El imperio romano llegó a su máxima extensión en el siglo II durante el gobierno del emperador Adriano. Su extremo occidental era la isla de Britania, conquistada hacia el año 70 de nuestra era, hasta que la última legión se fue en 409.

Durante ese período los romanos construyeron ciudades, fuertes, caminos, villas, baños, templos, murallas, puentes, molinos, puertos y anfiteatros, entre otras construcciones.

Hoy, muchas ruinas son el mejor testimonio del ingenio romano en esa tierra difícil, en la que dejaron su huella desde el extremo sur, algunas islas y Escocia.

La Muralla de Adriano, Northumbria, Inglaterra

Construida hacia el año 110, conserva ruinas y fuertes en varias partes de su longitud de sus 115 kilómetros - iba de costa a costa para contener a los pictos. Entre estos hitos se destaca el Fuerte Birdoswald, en Cumbria, con barracas, graneros y un gimnasio y lugar de entrenamiento para los legionarios.

Fuerte de Isca Augusta, en Gwent, Gales

Edificado en 75, el fuerte albergó unos 5.000 legionarios de forma permanente hasta el abandono de la isla por los romanos a principios del siglo V. Tiene cuarteles, un anfiteatro y baños.

Edificio de Cold Knap, Isla de Barry, Gales

Un extraño edificio de uso desconocido quedó como vestigio en la costa del Puerto romano que hoy se llama Cold Knap. Fue construido hacia el siglo III.

Muralla de Antonino, baños y fortaleza en Bearsden, Glasgow, Escocia

Casi toda la fortaleza romana en Bearsden se oculta debajo de una vivienda moderna, aunque la casa de baños y el fuerte han sido excavados y ahora están en exhibición pública. Estos restos se remontan a alrededor de 143 y fueron descubiertos por los constructores en 1973.

Templo romano de Mitra, Londres, Inglaterra

Durante la reconstrucción de posguerra de Londres, fue encontrado este tesoro arqueológico entre todos los escombros y los desechos.

Villa romana de Rockbourne, Hampshire, Inglaterra

Esta villa patio incluye fabulosos mosaicos romanos, una casa de baños, viviendas, talleres y calefacción por suelo radiante. También hay un museo que exhibe artefactos de la villa.

Murallas de la ciudad de Winchester, Winchester, Inglaterra

Alrededor de los jardines de la catedral de Winchester está la antigua muralla de la ciudad medieval, con una sección visible de la muralla romana original que sigue intacta.

Rough Castle, en la Muralla de Antonino, Falkirk, Escocia

Aunque Rough Castle fue la segunda fortaleza más pequeña del Muro de Antonino, es una de los mejor conservadas, con su murallas todavía visibles hoy. También se puede ver un conjunto de pozos de la parte inferior, así como la línea de la carretera militar que unía a todos los fuertes de la Muralla de Antonino.

Centro urbano de Venta Silurum, Monmouthshire, Gales

Indiscutiblemente es el mejor superviviente de las murallas defensivas de una ciudad romana en Gran Bretaña (llegan hasta 5 metros en algunos lugares). Venta Silurum también incluye una casa con calefacción por suelo radiante, basílica, foro y templo. El sitio está abierto al público.

Arco y muralla de Newport, Lincoln City Wall, Lincoln, Inglaterra

El Arco de Newport fue construido en el siglo tercero. También hay una pequeña sección de la muralla romana de la ciudad, al este del arco.

Fuerte de Y Gaer, Brecon Beacons, Gales

Fue construido en el año 75 en la encrucijada de dos caminos romanos. Y Gaer habría sido ocupado por un contingente de 500 soldados de una legión de caballería hispana.

Puente Romano y Fuerte de Piecebridge, condado de Durham, Inglaterra

Los restos del puente romano, que cruzaba el río Tees. Grandes bloques de mampostería y uno de los pilares del puente aún se pueden ver hoy en día. El fuerte de Piecebridge es la más meridional de las fortalezas de "Dere Street", la famosa carretera romana que va de York al norte, a las Murallas de Adriano y Antonino.

Ciudad, fuerte y templo de Segontium, Gwynedd, Gales

Construido en torno al año 80, sólo unos pocos años después de completar su conquista de Gales. Segontium fue la mayor y más importante fortaleza romana en el norte de Gales. Los restos de muchos de los edificios fuertes son todavía visibles.

Centro urbano de Viroconium Cornoviorum, Wroxeter, Inglaterra

Fue la cuarta mayor ciudad romana en Inglaterra. Viroconium Cornoviorum contiene la mayor ruina romana de pie en Inglaterra, así como otras restos diseminados.

Solo una muestra de cientos de ruinas

Este listado ha destacado solo algunos de los cientos de sitios arqueológicos romanos con que cuenta Gran Bretaña. El paso de los romanos por la isla, desde Julio César en 55 A.C. hasta su abandono en 409, fue un hito en la historia antigua de la isla, atento el grado de avance administrativo y político que los romanos le imprimieron, y que por las invasiones posteriores de los pueblos germánicos, llevaría siglos recuperar.