Cada 6 de enero las familias y grupos de amigos se reúnen para compartir y disfrutar este singular pan, acompañado de una humeante taza de chocolate. La costumbre es que cada comensal corte un pedazo de rosca y quien encuentra “el muñequito”, el cual tradicionalmente representa al Niño Dios oculto para evitar que Herodes lo descubriera, será el encargado de colocar la figura del Niño Jesús en el Nacimiento.

Asimismo, el 2 de febrero, Día de la Candelaria, deberá presentar al Niño debidamente vestido en el templo, para su bendición, y posteriormente realizar una merienda a base de tamales y atole o champurrado. Aunque hoy en día, quien encuentra la figura del Niño es comprometido sobre todo a comprar la tradicional Reliquia del día de la Candelaria.

La Rosca de Reyes representa las coronas de los tres Reyes Magos: Melchor, Gaspar y Baltasar. Las frutas confitadas de distintos colores imitan a las joyas que portaban estos personajes (reyes y magos ) en ellas. Actualmente se le ponen a este pan de azúcar de tres hasta seis muñequitos.

Ingredientes para la receta de la Rosca de Reyes tradicional

Pasta para pie de levadura:

- 60 gramos de levadura fresca.

- Medio litro de leche o agua tibia.

- 1 kilo de harina.

Masa:

- 600 gramos de azúcar

- 14 huevos

- 15 gramos de sal

- 2 kilos de harina

- 1 kilo de mantequilla

- Ralladura de naranja al gusto

- Higo y acitrón al gusto

- 6 muñequitos

Preparación

Se pone en la batidora la mantequilla, la sal y el azúcar. Cuando la mezcla ya esté cremosa, se le añaden los huevos de uno en uno, también la harina y por último, el pie de la levadura, el cual previamente se habrá mezclado y dejado reposar; por último, la ralladura de naranja. Se bate durante aproximadamente 10 minutos hasta que la masa se despegue.

Posteriormente esta preparación se saca de la batidora y se deja reposar durante dos horas. Se forma la rosca en una charola. Por la parte de abajo se colocan los muñequitos de plástico y también se adorna con el acitrón y las frutas cristalizadas.

Finalmente, se barniza con huevo y se espolvorea con azúcar. Se hornea a 180 grados centígrados, durante 15 o 20 minutos.

Así como los Reyes Magos regalaron al Niño Jesús oro (como rey), incienso (como Dios) y mirra (como hombre), se conmemora esta importante fecha regalando juguetes y dulces a los niños de la casa, quienes días antes habrán escrito sus cartas a estos personajes, pidiéndoles los regalos que más les gustaría recibir.

La manera de hacer llegar las misivas varía según la costumbre familiar. Algunos niños la ponen junto al Nacimiento; otros la atan con un hilo a un globo de helio para enviarla al cielo; otros la mandan por correo y otros más la colocan dentro de un zapato a un lado del cual encontrarán después el o los anhelados obsequios.