La lencería ofrece muchas posibilidades, más allá de hacernos sexys y atractivas, puede ayudarnos a mejorar aquellas partes de nuestro cuerpo de las que no estamos totalmente satisfechas. La cirugía no es la clave para conseguir lucir un cuerpo perfecto bajo los vestidos de fiesta o las prendas más atrevidas. Sujetadores que aumentan o mejoran nuestro pecho, bragas que hacen lo mismo con nuestros glúteos o fajas para lucir un estómago planísimo bajo ajustados vestidos son algunas de las posibilidades.

Sujetadores para aumentar o realzar

Todas sabemos que la cirugía no es la única opción para mejorar nuestros senos. Los problemas de las mujeres son variados, tienen poco pecho, mucho o con una forma que no es la deseada. Las principales marcas destinadas a mejorar el aspecto de nuestro pecho a través de los sujetadores, como Wonderbra o Aumentax, son fáciles de encontrar y conocidas por todas. Pero en todas las tiendas podemos encontrar sujetadores que aumentan una talla con facilidad, son los conocidos push-up. Algunos ofrecen postizos que pueden ponerse o quitarse según la ocasión, otros llevan un gel que nos permite aumentar una talla. También hay quien busca reducir su escote, los cortes verticales en la copa del sujetador favorecen esta necesidad. Si en tu caso el tamaño es perfecto y lo que falla es la forma, necesitas sujetadores con determinados rellenos exclusivos para realzar.

Realzar los glúteos con ropa

Olvidaros de las antiestéticas braguitas con inmensos postizos para realzar nuestros glúteos. En cualquier establecimiento de lencería, incluyendo por supuesto todas las tiendas on-line, encontrarás un gran surtido de bragas que dan forma y aumentan el tamaño del trasero mediante postizos de tela o silicona.

Pero estas posibilidades no se limitan a la ropa interior, también existen pantalones que realzan nuestras formas; Victoria Beckam sacó una línea de pantalones con push-up, y firmas como Salsa jeans han adaptado las costuras de sus vaqueros para dar la impresión óptica de tener unos glúteos firmes.

Fajas y corsetería

Cada vez más vemos como la corsetería es lanzada por las grandes marcas como ropa de fiesta e incluso los corpiños, antiguamente destinados a perfilar la cintura, salen a la calle como una prenda más.

Pero aún la corsetería es una gran desconocida y son pocas las mujeres que se atreven a utilizarla con el único objetivo de mejorar su estética, y suele estar destinada a corregir malas posturas físicas.

Hay varios tipos de fajas como las lipo-reductoras o las postoperatorias, pero aquí nos interesan las modeladoras, aquellas que nos permiten dar forma a nuestro cuerpo para una ocasión especial. Su función es apretar el torso consiguiendo que la grasa no se acumule en una región específica.

Existen diversas opiniones sobre la posibilidad de adelgazar usando fajas, lo más habitual es usarlas sólo en momentos determinados donde no queremos que un vestido ajustado marque las cartucheras u otras zonas de nuestro cuerpo. Pero hay quienes aseguran que el uso continuado de fajas adelgazantes es realmente útil ya que estimulan el sistema linfático y la sudoración. Aunque estas facultades no están exentas de cierta incertidumbre ya que podrían generar a la larga problemas de salud.

Los corsés, los más utilizados, se pueden encontrar en diferentes medidas; los hay que empiezan por encima del pecho, o por debajo, y pueden alargarse hasta casi la rodilla. Pero los más populares se limitan a cubrir el abdomen.

Cada vez son más las marcas que lanzan sus colecciones de corsetería y ropa interior, desde las más asequibles como Women'secret u Oysho a las clásicas como Victoria´s Secret.