Rock Star es una de las películas que mejor han abordado el tema de la fama y la revolución musical, sexual y social que se vivió en los Estados Unidos de los años 80. No es un musical en sí mismo, pero sí que pone a la música como auténtico protagonista de la trama. En este caso, a la música hard rock y heavy metal de la época.

Trata sobre cómo Chris Cole (interpretado por Mark Wahlberg) ve realizado su sueño de poder cantar en su banda favorita, Steel Dragon, cuando el cantante, Bobby Beers (interpretado por Jason Flemyng), su ídolo, abandona el grupo. Chris es un fanático, se viste, peina y pinta como su héroe, incluso tiene una banda tributo con sus amigos, en la que cada uno imita a otro de los miembros de la banda.

Después de un concierto de los Steel Dragon en su ciudad, Pittsburg, Chris realiza un concierto durante el cual se pelea con su amigo Rob Malcolm (Timothy Olyphant), guitarra de su grupo, por querer improvisar durante las canciones y salirse de las composiciones originales.

En ese momento, la banda de Chris, Blood Pollution, decide sustituirle, pese a su gran voz y a su total devoción por el grupo que les inspira, para crear sus propias canciones. Entonces, cuando Chris piensa en dejar la música, recibe la llamada de Kirk Cuddy (Dominic West) guitarra de los Steel Dragon, para que acuda a hacer una audición como nuevo cantante.

Del cielo a la tierra

Chris llega a formar parte de la banda de sus sueños. Adopta el nombre artístico de Izzy Cole y deslumbra al mundo entero con su portentosa voz y su energía en el escenario.

Pero no todo son alegrías, porque conoce todos los entresijos del mundo de la música y la dureza de la vida del músico que tiene que girar por todo el país, ceñirse a un programa marcado por los productores y soportar el acoso de los medios, los fans y las fanáticas gruppies que lo desean por encima de todo, planteándole el dilema de seguir siendo fiel a sí mismo y a su pareja, Emily (a la que da vida una excelente Jennifer Aniston, en uno de sus mejores papeles). Además, se ve expuesto al mundo de las fiestas brutales aderezadas con drogas.

Canciones y músicos conocidos

Durante la trama se escuchan temas célebres como Long Live Rock 'n' Roll de Rainbow, Are you Ready de AC/DC, Lets Get rocked y Rock Rock de Def Leppard y California Girls de The Beach Boys. Uno de los temas principales de los Steel Dragon es Stand Up, escrito para la película por Sammy Hagar.

La banda Steel Dragon está formada con músicos reales. Cuenta con Jason Bonham en la batería (de Foreigner y además hijo del legendario y fallecido batería de Led Zeppelin John Bonham), Zakk Wilde en la guitarra (Black Label Society y ex Ozzy Osbourne) y Jeff Pilson (bajista de Dokken, Dio y Foreigner). Las voces de Izzy y Bobby Beers fueron dobladas por Miljenko Matijevic (de Steelheart) y Jeff Scott Soto respectivamente.

Además, al final de la película, Izzy escucha cantar a un fan igual o mejor que él y lo saca al escenario. Se trata, de Myles Kennedy, vocalista de Alter Bridge y Slash.

La banda tributo Blood Pollution también contó con músicos reales en su reparto. El batería es Blas Elias, de Slaughter, el guitarra Nick Catanese, de Black Label Society, y el bajo Brian Vander Ark.

El lema, sexo, drogas y rock 'n' roll

La película plantea un tema del que numerosas bandas han hablado miles de veces. La fama, el éxito y la repercursión social de una banda de música (sea del estilo que sea) lleva a vivir situaciones en las que parece que todo es diversión y vivir la vida sin consecuencias.