Estamos acostumbrados a llevarnos las manos a la cabeza cuando la tasa de inflación está se sitúa por encima del 4%. Existe un pequeño país en el continente africano donde el cambio oficial es de 30.000 a 1, aunque el cambio real es de 35 millones a 1, es decir 1.167 veces superior.

Este infierno económico se llama Zimbabwe. En el mes de marzo del 2008 se produce el boom de la inflación al pasar el valor del dólar de EEUU de 25 millones a 90 millones de dólares de Zimbabwe (DZW) cuantificándose la inflación entre el 100.000 % y el 150.000 %.

Un billete de 1.000 millones de dólares de Zimbabwe

Pero en la actualidad no se ha mejorado mucho ya que los precios varían de hora en hora y se vive una situación similar a la que ocurrió en la Alemania en noviembre de 1923 que un dólar se cambiaba a 4.200.000.000.000 marcos, cuando antes de comenzar la primera guerra mundial un dólar eran 4,20 marcos.

Hoy en Zimbabwe un periódico cuesta dos millones, un café con leche 12 millones, una propina habitual es de 10 millones y un sueldo medio es de 20 millones de dólares de Zimbabwe.

Después de que el banco central de Zimbabwe emitiera en julio de 2008 el billete de 1.000 millones de dólares de Zimbabwe, los ciudadanos han desestimado el uso de su moneda, ya que incluso en cada billete está reflejada la fecha de caducidad del mismo unos meses después de haber sido emitido, por lo tanto actualmente circulan Rands sudafricanos y dólares americanos de los turistas que llegan a este país.

Los datos económicos de ZimbabweLa República de Zimbabwe limita al Oeste con Botswana, al Norte con Zambia, al Sur con Sudáfrica y al Este con Mozambique. De los 12.300.000 habitantes sólo el 3,5% supera los 65 años ya que la esperanza de vida es de 39 años. Casi el 30% de los adultos están infectados de sida y el 80% de la población adulta está desempleada. Es el país con el índice de desarrollo humano (IDH) más bajo del mundo (0,140), según los últimos datos de 2010 elaborados por la ONU.

Desde 1981 el país es gobernado por Robert Mugabe que es jefe del estado y de Gobierno, pero desde las elecciones del 2 de diciembre de 1987 es también presidente de la república al reformar la constitución y autoproclamarse así. El presidente es otro de los cabecillas africanos que cree a pies juntillas en la brujería. hay estudios que habla de que el 55% de los africanos cree en la brujería y magia negra por lo que esta es un arma fundamental para subyugar a los pueblos.

Ante la tremenda crisis que atraviesa el país por su causa, en su 85 cumpleaños preparó una fiesta descomunal que costó 200.000 euros, más o menos unos 25.000 salarios de sus propios compatriotas. Su sobrino Patrick Zhuwawo declaró en la fiesta: "El país está atravesando problemas, pero necesitamos tener un día de homenaje al presidente por los sacrificios que está haciendo por este país".

La riqueza natural de Zimbabwe y el poder de Mugabe

Sin embargo, en los campos de Marange, al Este del país, se encuentran las concentraciones de diamantes mayores del mundo. Estos campos están custodiados por el Ejército bajo las órdenes de Mugabe y parece ser que estos diamantes están siendo vendidos en el mercado negro por personas muy cercanas al presidente y sus compinches engrosando sus cuentas en el extranjero ya que Zimbabwe está excluido de las certificaciones del Proceso Kimberly. Según los expertos, la producción de estos diamantes podría proporcionar entre 800 y 1.300 millones de euros cada año.

Robert Mugabe, a sus 87 años, no está dispuesto a soltar el poder siguiendo el ejemplo de otros muchos dictadores africanos actuales con más de 25 años en el poder como Paul Biya, Teodoro Obiang, Yoweri Kaguta, Denis Sassou, José Eduardo dos Santos y Muammar al-Gadaffi el más antiguo después de la muerte del dictador Omar Bongo de Gabón, ya que gobierna desde 1969... Aunque ya soplan tiempos de cambio en África iniciados en Egipto y quién sabe si los países oprimidos de África seguirán su ejemplo.