Popularmente situamos el Rock & roll, en la década de los ´50 del s.XX. Pero la expresión viene utilizándose, como referéncia al acto sexual, desde bastante antes en algunas grabaciones; sobre todo de Blues. Su significado literal sería, mecer y girar, aludiendo al movimiento y al baile. Aunque ya sabemos, que hay distintas formas de decir lo mismo, con otras palabras.

No significa nada si no tiene Swing

En cuanto a música de baile se refiere, el Swing fue el primer género en atraer grandes multitudes de jóvenes blancos hacia la música negra. El lindy-hop (estilo de baile nacido en 1929, en honor a Charles Lindbergh), dentro de la comunidad afroamericana, pasó a ser el Jitterburg (una versión blanca, más suavizada del lindy).

En 1937, Benny Goodman sintió el deseo de ganarse al público de Harlem. Así que decidió batirse en una battle (batalla músical), con la orquesta más popular de Harlem por aquel entonces: la orquesta del bateria tullido, Chick Webb; que ganó la partida, ante cuatro mil personas que presenciaron el enfrentamiento, en el más famoso centro de música y baile de la Era Swing, el Savoy Ballroom, mientras que otras cinco mil se quedaron en la Lenox Avenue sin poder entrar.

Segunda guerra mundial y posguerra

Durante la Segunda Guerra Mundial se gestó un cambió rádical que se desvelaría una vez finalizada la guerra. Las orquestas de swing estaban perdiendo fuelle. Demasiadados músicos a pagar y escasez de goma de laca (material clave en la producción de discos). Encima, la prohibición de efectuar grabaciones en 1942, limitó la posibilidad de abastecer la demanda de discos.

En 1943 los compradores devolvían los discos viejos con objeto de comprar nuevos. Los grandes teatros que se utilizaban como salas de baile no podían mantenerse en pie, así que adquirieron mayor éxito los pequeños locales, dónde, grupos más reducidos, tocaban lo que se vino a conocer como Jump Blues. Una versión más rítmica del swing, precursora del Rhythm & blues.

También hay que tener en cuenta la gran migración rural hacia las urbes de una gran masa social procedente del Sur. Los Ángeles, Detroit, Chicago, NY,... eran algunos de sus destinos. Aquellos hombres y mujeres trajeron consigo el Blues de raíces rurales y el Gospel, que al llegar a las grandes ciudades, se convertiría en un sonido más fiero y beligerante, apoyándose en guitarras electrificadas a todo volúmen, que atronarían por las calles del ghetto negro, lleno de garitos y antros que, junto con la proliferación de jukeboxes y la escasez de discos de música afroamericana, estimularon la primera indústria del R&B.

Rhythm & Blues. Poniéndole ritmo al Blues

La dureza del asfalto y la alienación de unos hombres, que terminada la guerra, y de regreso a casa, veían como las cosas seguían igual que antes de marcharse, pudieron ser factores relevantes en la creación del Be Bop. Un Jazz convulsivo y arrítmico, que intentaba romper con el pasado y proponer una vía de escape a toda esa confusión.

Por suerte, trabajo no faltaba, y gracias a eso, podían llegar a comprar bienes de consumo, que antes ni se hubieran planteado: automóviles, ropa, bebidas,.. y aun les quedaba dinero para actividades de ocio, y comprar discos. Las bandas pequeñas encontraban trabajo en los clubs con facilidad y abundaban los músicos que aprendían unos de otros y competían de forma amigable. El tempo se aceleró, las actitudes cambiaron y los gustos también.

El saxo, junto con la guitarra eléctrica, pasaron a adquirir un mayor estatus y preponderáncia dentro de la música. En una jungla llena de peligros, tenías que hacerte oír para que te respetasen y supieran quién eras. El fuego que, hasta ese día, se había mantenido cauteloso y reservado, estalló.

T-Bone Walker y Guitar Slim tocaban la guitarra a sus espaldas, o la hacían volar por los aires, y aterrizar en pedazos. A veces se paseaban entre el público o salían a la calle, tocando solos a toda poténcia. Los artistas lo daban todo y abandonaban el escenario exhaustos.

Fue una auténtica declaración de principios: "Aquí estoy yo,y nadie me va a hacer callar". Floreció un nuevo Harlem Renaissence, tal como sucedió en la década de 1920, con su própia cultura, arte, vestimenta, jerga, y demás códigos de comunicación. África recobro su fuerza como cuna y origen de sus ancestros,... la "tierra prometida". Y fueron muchos los que se convirtieron a la Nación del Islam de Mohamed Elijah, a finales de los años 40, dentro de un contexto socio-político.

El solo de Illinois Jacquet, en el tema "Flying Home", con la orquesta de Lionel Hampton, fue copiado hasta la saciedad por miles de aspirantes a saxofonistas. Mas tarde, a principios de 1946, Illinois Jacquet grabaría una sesión en vivo para el sello Savoy Records, propiedad de Herman Lubinsky, su fundador, en 1942.

En 1948, el saxo tenor Wild Bill Moore y Hal Singer, cada uno individualmente, aportarían los dos mayores hits para el sello Savoy: "We´re gonna rock", por parte de Wild Bill, y "Cornbread", por parte de Hal. Ambas grabaciones definirían, hasta cierto punto, lo que el Honking saxophone, daría de sí, en los siguientes años.

¡Que comienze el espectáculo!

Seguramente lo que nos vendría a la cabeza, a día de hoy, si nos preguntaran por el R&B clásico, de las décadas de 1940 y 1950, serían las imágenes de algún saxofonista tirado de espaldas al suelo, pataleando en el aire, o dando brincos mientras sopla el instrumento y las gotas de sudor caen por sus mejillas.

Un chirrido detrás de otro, escupiendo la misma nota hasta el infinito. Sin duda, el epítome, y figura central de esta visión, sería, Big Jay McNeely, que había estado grabando durante medio año y tocando en clubs alrededor de Los Ángeles, desde 1946.

Pero fue su show en el Wrigley Field, en una calurosa tarde de 1949, el que alertó a la ciudad de que algo nuevo estaba en el horizonte: el Honking (de Honk "graznido,bocinazo") del saxo tenor, soplado con una fuerza inaudita hasta entonces, que hacia enloquecer a la audiéncia presente, en un acto ritual, primitivo, que penetraba en lo más hondo del sistema nervioso central, absorbiéndolo del todo.

Tal como pasaba en la iglesia, con el gospel, o el discurso del predicador. Esa música se convirtió en una religión, para muchos jóvenes. Big Jay, ofrecía su "ceremonia" particular. Una comunión y una conexión, que no gustaba a los padres.

Antes de que el Rock & roll perturbara las mentes, de la juventud blanca americana, según pretendían algunos, "provocando deseos de depravación, inmoralidad, delincuéncia, y graves problemas psico-lógicos, a sus hijos/as".El R&B se anticipó a ello, "friéndoles la tapa de los sesos" para lo que estaba aún por llegar.